La epidemia de gripe de este año es la más letal de la última década

Una sanitaria aplica la vacuna de la gripe en un hospital valenciano. / Irene Marsilla
Una sanitaria aplica la vacuna de la gripe en un hospital valenciano. / Irene Marsilla

El virus ha provocado la muerte en España a cerca de 500 personas desde noviembre y ya supera en incidencia a la pandemia de hace nueve años

EP VALENCIA.

La epidemia de gripe que ha registrado la Comunitat y buena parte del resto del territorio nacional entre finales del año pasado y comienzos de este se ha convertido ya en la más letal de la última década, por encima incluso de la pandemia de gripe A (H1N1) que se produjo en 2009. En concreto, en España se han registrado esta temporada 472 muertes por gripe confirmadas en laboratorio desde que a primeros de noviembre se detectara el primer fallecimiento de la temporada 2017-2018. Así se desprende de los datos del último informe de la Red Nacional de Vigilancia Epidemiológica del Instituto de Salud Carlos III, relativo a la semana del 29 de enero al 4 de febrero, que ha notificado 116 nuevas defunciones que se suman a las 356 registradas hasta la semana anterior. Con estas cifras se ha superado ya el número de fallecimientos vinculados al virus registrados durante toda la temporada gripal anterior, cuando hubo 421 muertes entre octubre de 2016 y mayo de 2017.

Los autores del informe del Carlos III aseguran que en esta temporada se está produciendo un «exceso de mortalidad por encima de lo esperado» desde la última semana de 2017 y se concentra fundamentalmente en los mayores de 64 años, coincidiendo tanto con la fase de ascenso de la epidemia gripal, como con una ola de frío registrada en las últimas semanas. Pese a este incremento de la mortalidad, la tasa de afectados está siendo ligeramente superior a la de los dos últimos años, ya que esta temporada el pico máximo de actividad registrado hace un par de semanas fue de 290 casos por cada 100.000 habitantes, frente a los 222 casos de la temporada 2016-2017 o los 210 de la temporada 2015-2016. En la temporada 2014-2015, en cambio, el pico máximo de actividad se situó en 343 casos por 100.000 habitantes pero, ese año, y pese a todo, sólo se registraron 252 muertes confirmadas por el virus.

Entre las posibles causas, la Sociedad Española de Medicina Familiar y Comunitaria (semFYC) apunta al hecho de que la epidemia de este año se está caracterizando por un predominio del virus B, presente en hasta tres de cada cuatro casos analizados en laboratorio, y especialmente el del linaje Yamagata. Y en cambio, la vacuna desarrollada para esta temporada sólo incluye parte del virus B Victoria, además de los tipos AH1N1 y AH3N2, que eran los inicialmente previstos.

Expertos achacan la elevada mortandad a que la vacuna no incluye algunos tipos del virus

Asimismo, los datos de la temporada 2016-2017 publicados por el Ministerio de Sanidad revelaron que, a nivel nacional, sólo el 55,5 por ciento de los mayores de 65 años de edad recibió la vacuna, con grandes diferencias entre comunidades autónomas.

Fotos

Vídeos