¿Cómo serán los envases cuando se prohíban los productos plásticos?

¿Cómo serán los envases cuando se prohíban los productos plásticos?

El nuevo plan de residuos de la Comunitat Valenciana implicará un cambio de materiales cotidianos

Jaume Lita
JAUME LITA

Vasos de plástico, bastoncillos y cápsulas de café, prohibidos en dos años. Así se contempla en el borrador de la conselleria de Medio Ambiente en los que respecta al Plan Integral de Residuos de la Comunitat Valenciana. La medida se implementará de forma progresiva a partir de 2020 «y no tiene por que ser un coste añadido para el consumidor», según apuntan desde la Federació Ecologista del País Valencià.

«No se podrán comercializar productos fabricados con plástico y deberán ser biodegradables o de fuentes renovables», puntualiza María Vicente, miembro de la oficina técnica de la Federación. Estas medidas que formarán parte de la nueva política autonómica vienen oientadas por la directiva europea de reducción del uso de plásticos, de esta forma los países comunitarios deberán ir aplicando los diferentes puntos recogidos en el texto europeo en dicha materia.

«El objetivo final es sustituir el plástico por otro material. Los fabricantes buscarán cómo adaptarse y seguro que aprovechan los grandes ingenieros que tenemos en España para seguir estas líneas de investigación que a partir de 2020 tienen que ser efectivas«, señala María Vicente.

Ante la duda de cómo serán los futuros envases que ahora se fabrican con los plásticos que serán prohibidos, la también coordinadora de la campaña 'Al suelo lo que es del suelo' para fomentar la separación de materia orgánica señala varios ejemplos: en Marruecos, país en el que directamente están prohibidas las bolsas de plástico, los bastoncillos de los oídos están hechos de madera, con los restos sobrantes de las fábricas, mientras que en París los cubiertos monousos están fabricados con materiales naturales biodegradables. «Las cápsulas de café para las actuales cafeteras podrían ser sustituidas por un formato de bolsa de papel microperforado como ocurre con las bolsas de té«, señala María Vicente.

Vicente también apunta que el consumidor hoy en día «tiene mucha más sensibilidad con el medio ambiente y es más conocedor de la problemática que representan estos materiales que en vez de desaparecer lo que hacen es fragmentarse hasta tal punto que están en el ambiente«.

Más noticias

Fotos

Vídeos