Una entrada de viento destroza la cubierta del nuevo túnel de Cortes de Pallás

Estado que presentaba el domingo la cubierta destrozada a causa de las ventiscas en el interior del túnel. / lp
Estado que presentaba el domingo la cubierta destrozada a causa de las ventiscas en el interior del túnel. / lp

La obra recién instalada para evitar filtraciones de agua sobre la carretera acabó el domingo reventada

J. A. M. VALENCIA.

El viento también ha pasado factura a una obra millonaria terminada hace sólo dos semanas por la Diputación de Valencia. Se trata de la fase final de mejora de la carretera de Cortes de Pallás, centrada en la reparación y acondicionamiento del túnel y último tramo de la CV-428, la principal vía de acceso a la población y que atraviesa la montaña.

Una entrada de aire en el interior de la lámina plástica que recubría la parte superior del túnel hizo que la estructura se abombara peligrosamente hasta acabar reventando. Como explicó el director de Carreteras de la Diputación, Javier Piedras, «los anclajes no soportaron la tensión y se rompieron, tenía que haber aguantado bien y ahora los técnicos analizan qué ha podido fallar antes de repararlo».

El incidente se produjo a primera hora de la mañana del domingo. «El túnel hace efecto sifón y creemos que la estructura ha podido desgajarse por la entrada de viento a través de una porosidad», incidió el alcalde de la localidad, Fernando Navarro.

Según explicó, la CV-428 tuvo que permanecer de nuevo cortada al tráfico, como ya sucedió con el gran desplome de la ladera de la montaña en abril de 2016. En esta ocasión, el aislamiento de la localidad no duró ocho meses, sino sólo dos horas. Sin embargo, los vecinos vuelven a estar intranquilos. De momento, se puede circular en espera de la definitiva reparación.

Más

Fotos

Vídeos