Los enfermos terminales planificarán qué cuidados quieren recibir y dónde

La vicepresidenta, Mónica Oltra, y la consellera Carmen Montón, ayer en la rueda de prensa.
La vicepresidenta, Mónica Oltra, y la consellera Carmen Montón, ayer en la rueda de prensa. / EFE/MORELL

El Consell aprueba el anteproyecto de ley de derechos y garantías de la dignidad en la atención al final de la vida

LAURA GARCÉS VALENCIA.

Los enfermos terminales podrán planificar qué cuidados paliativos quieren que se les administre para no tener dolor y proteger su dignidad hasta su muerte. También podrán pronunciarse sobre si prefiere recibir esa asistencia en su casa, en el hospital o en otro centro de acuerdo con su situación clínica. Se asegura también una habitación hospitalaria individual en sus últimos días.

Estas son algunas de las disposiciones que contiene el anteproyecto de ley de la Generalitat Valenciana de derechos y garantías de la dignidad de la persona en el proceso de atención al final de la vida aprobado por el Consell. La vicepresidenta del gobierno de la Generalitat, Mónica Oltra, y la consellera de Sanidad, Carmen Montón, dieron a conocer la decisión tras su aprobación en el pleno que ayer se celebró en Alicante.

El interés del ejecutivo valenciano que ha desembocado en el anteproyecto, lo dio a conocer la consellera de Sanidad en 2015. Desde entonces varios acontecimientos han acompañado el camino emprendido por la norma a la que todavía le quedan algunos trámites que superar. El texto no sólo contempla que el paciente pueda planificar los cuidados que quiere recibir al final de la vida y dónde. Incluye los deberes que ha de cumplir el personal sanitario y de los servicios sociales, tanto de titularidad pública como privada.

En su comparecencia ante los medios de comunicación, Montón aclaró que no se trata de regular la eutanasia ni el suicidio sino de «avanzar» en los cuidados paliativos dentro de las competencias de la Generalitat para «proteger la dignidad de las personas hasta su muerte».

El instrumento para poder llevar a la práctica el espíritu de la norma se crea se crea la Planificación Anticipada de Decisiones, que permite al paciente planificar la atención futura que recibirá. Se realizará con el personal médico que le atiende habitualmente en «un proceso voluntario y progresivo de comunicación y deliberación». Esta planificación está abierta a los familiares o representantes designados por el paciente y quedará registrado en la historia clínica.

Montón destacó que la norma supone asimismo «un gran avance» en la atención integral paliativa ya que se garantiza la formación en estos cuidados a todos los profesionales implicados en la atención al paciente al final de la vida. Esta formación ya se está realizando en Atención Primaria en coordinación y colaboración con las unidades de hospitalización a domicilio.

El enfermo podrá designar la persona que quiere que le acompañe de forma permanente en el proceso final de su vida, ya sea un familiar o una persona cercana y las instituciones y centros sanitarios deberán facilitarlo. También tendrá derecho a recibir acompañamiento espiritual de acuerdo a sus convicciones y creencias.

En los últimos meses de 2015, según los datos que en ese momento facilitó la Conselleria de Sanidad, en la Comunitat Valenciana había cerca de 20.000 personas que requerían cuidados paliativos. En ese momento había seis hospitales de crónicos, conocidos como Hacles, a los que se añadían las plazas de hospitalización a domicilio que ascendían a 1.500 por día.

Esta misma semana se ha conocido que la hospitalización de crónicos en La Fe de Campanar tiene los días contados. A partir de septiembre se irá cerrando la planta del pabellón central donde hoy hay 24 camas para paliativos o crónicos.

Más

Fotos

Vídeos