Endurecimiento de las sanciones

J. S. VALENCIA.

La nueva normativa establece una pormenorizada reglamentación de las infracciones y sanciones. Así, el monto económico de las mismas se incrementa de forma que la mínima se sitúa en los 100 euros y la máxima en los 30.000 frente a una horquilla comprendida entre los 30 y los 18.000 euros que se establecía en la anterior legislación.

Además, introduce algunos nuevos comportamientos sancionables como no prestar auxilio a los animales atropellados o heridos y no comunicar estos hechos a los ayuntamientos. También se califica como infracción muy grave el abandono de un animal. Además, se prohibe vender ejemplares con menos de diez semanas de vida.

La ley establece también lo que denomina sanciones accesorias que se impondrán a las infracciones calificadas como graves o muy graves. Entre ellas, establece tomar las medidas necesarias para que se impida la continuidad en el ejercicio del comportamiento dañino o la confiscación de los animales.

En el caso de que sea un local para la venta o tenencia de animales, se podrá imponer el cese de la actividad o el cierre del local durante un periodo que puede alcanzar los diez años. También se podrá impedir a un particular que tenga un animal de estas características durante dos años.

Otra de las novedades es que en el caso de riesgo para la vida del animal se podrán adoptar medidas provisionales. Entre ellas se contemplan la confiscación de animales; la suspensión o paralización de las actividades, instalaciones o medios de transporte y el cierre de los locales que no cuenten con las autorizaciones o registros pertinentes.

Fotos

Vídeos