Educación resuelve las becas de comedor un mes después de iniciado el curso

Alumnos en el comedor escolar de un colegio de Alicante. / j. p. reina

Las Ampas denuncian que ha habido familias que han renunciado al servicio en septiembre por la falta de información

JOAQUÍN BATISTA VALENCIA.

La mayoría de familias que pidieron beca de comedor conocieron ayer el dinero que percibirán para sufragar el menú escolar, casi un mes después del inicio de las clases y de que empezara a prestarse el servicio. Según explicaron desde las direcciones de los centros consultadas y desde las organizaciones de Ampas, la incertidumbre ha provocado hasta renuncias a la ayuda durante este periodo, en el sentido de que algunas familias, ante la tesitura de no ser finalmente beneficiarias, han preferido no dejar a sus hijos en el comedor para evitar la posibilidad de que finalmente tuvieran que asumir el coste íntegro del menú: 4,25 euros como máximo, lo que implica abonar más de 80 al mes en los públicos, dependiendo del total de días lectivos.

Pese a que el paso de ayer es fundamental, el proceso completo sigue sin cerrarse, pues queda pendiente la publicación de las listas definitivas de beneficiarios, las que se generan una vez atendidas las alegaciones y enmiendas presentadas por familias que consideren que no se les ha baremado correctamente o han tenido que aportar algún documento después de conocerse las listas provisionales, publicadas el 4 de septiembre. Este paso se finiquitará en los próximos días, según fuentes de la conselleria, lo que implicará que la demora, respecto al arranque del curso, será ya de un mes completo. Sin embargo, las mismas fuentes señalaron ayer que se trata de «ejemplos excepcionales», lo que no quita que habrá solicitudes que hasta ayer estaban excluidas o pendientes y que una vez resueltas las alegaciones sí se incluirán en la lista de becados.

La publicación del baremo incluye una novedad respecto al curso pasado, pues las familias con diez puntos dispondrán de dos euros de ayuda. El del 2016-2017, publicado mucho antes -el 13 de septiembre- situó el corte en once. «Esto ha implicado que en nuestro centro haya cinco familias que entrarán en la lista», explica el director de un colegio concertado que durante este mes ha trabajado con las cuantías del curso pasado. Es decir, a los listados provisionales que recogían los puntos obtenidos por las familias han aplicado el dinero asignado en la convocatoria anterior. Eso sí «si en septiembre estas familias no se han quedado al comedor pierden la beca» destaca, pues si bien la ayuda tiene efectos retroactivos sólo es efectiva si el servicio ha sido prestado.

Señala además que han sido varios los casos en los que a los padres que dudaban si dejar a los niños se les ha instado a hacerlo, con la idea de ajustar los precios una vez conocida la cuantía e incluso con el compromiso de asumir el centro la diferencia una vez publicada la puntuación de corte, en caso de existir. La mayoría de las casuísticas se referían a familias con entre 11 y 12 puntos, el límite del año pasado.

La idea la secunda Ramón López, presidente de la Confederación de Apas Covapa: «Si la incertidumbre no ha ido a más ha sido por la generosidad de muchos colegios». Añade que tienen constancia de familias cuyos puntos estaban en el corte del curso pasado que han preferido no dejar a los niños por si finalmente no recibían la beca, un problema que no se ha dado con los que sumaban la máxima puntuación, que seguro se beneficiarían.

También lamenta que en los colegios con falta de espacio están a la espera de que se cierre del todo la convocatoria para dar cabida a los alumnos sin ayuda que pagan íntegramente el comedor, pues los becados tienen prioridad, y advierte de que las listas definitivas implicarán un aumento de estos tras haber detectado «muchos errores» en las provisionales. Beneficiarios que por el retraso acumulado han perdido las becas de septiembre al no haberse quedado al comedor por no figurar en las provisionales del día 4.

La mejor noticia de la convocatoria es que para este curso el presupuesto se ha incrementado en cuatro millones respecto al del pasado, hasta llegar a 68, lo que permitirá beneficiar a 118.000 alumnos, un 5,3% más que en el 2016-2017.

El aumento fue aplaudido por la Confederación de Ampas Gonzalo Anaya, si bien también criticó el retraso: «Muchas de las familias, sobre todo las que habían obtenido una puntuación cercana al corte del año pasado, no sabían si habían obtenido la ayuda, y esa falta de información les ha ocasionado incertidumbre y desorganización».

Más

Fotos

Vídeos