Educación remite una encuesta económica a los centros sin previo aviso

Una profesora da clase en un instituto. / ´alex domínguez
Una profesora da clase en un instituto. / ´alex domínguez

CSI·F denuncia que el cuestionario se ha enviado al fin de trimestre y los colegios no tienen personal suficiente para contestarlo

EFE

valencia. El sindicato CSIF ha lamentado que Conselleria de Educación haya enviado un «extenso cuestionario» a los centros educativos para evaluar su gestión económica «en una quincena repleta de actividades y exámenes y sin advertirlo al inicio de curso».

En un comunicado, la central sindical ha alertado sobre la falta de personal administrativo y de la saturación burocrática que sufre el personal docente, y ha informado de que Educación ha enviado el cuestionario sólo en valenciano y «avisando de su control por Hacienda».

La Central Sindical Independiente y de Funcionarios (CSIF) entiende que este cuestionario con alrededor de un centenar de preguntas «constituye, en la práctica, una auditoría» para controlar el funcionamiento de los centros.

Así, desde el sindicato apuntan que la Conselleria de Educación la califica de «autoevaluación», aunque advierte a los directores de que «servirá de base para una posterior revisión por parte de la Inspección Educativa y de control financiero de la Conselleria de Hacienda».

Falta de previsión

El sindicato lamenta, por otro lado, «la falta de previsión» por parte de la administración autonómica, ya que envía el cuestionario tan sólo dos semanas antes de las fiestas navideñas, cuando los centros están organizando múltiples actividades, como los habituales festivales que cada colegio.

A todo este trabajo se suman las juntas de evaluación, la entrega de notas, los consejos escolares, o los claustros, destacan desde la formación sindical.

Por todo ello, CSIF considera que hubiera resultado más «lógico» informar y remitir el cuestionario al inicio de curso para que hubiera planificado el centro.

La central sindical recuerda la situación de sobrecarga burocrática que sufren los docentes por parte de Conselleria de Educación, que aumenta debido a la falta de personal administrativo en los centros de Infantil y Primaria, por lo que el equipo directivo se ve obligado a asumir sus tareas.

En este contexto, los centros reciben este cuestionario que, en la práctica, supone una auditoría, y que han de cumplimentar y enviar antes del 8 de enero.

CSIF lamenta la «carencia de planificación y el constante incremento de la carga laboral y de la presión a los centros por parte de Educación».

También pide que, en una autonomía bilingüe como la valenciana, el cuestionario se envíe en las dos lenguas oficiales, y no únicamente valenciano.

Fotos

Vídeos