La Conselleria de Educación licita ahora obras en colegios que prometió para el curso pasado

Entrada del CEIP 103.
Entrada del CEIP 103. / Damián Torres

La conselleria sigue sin sacar a concurso las actuaciones en siete escuelas que debían haberse iniciado antes de que acabara 2016

Joaquín Batista
JOAQUÍN BATISTAValencia

La Conselleria de Educación ya ha conseguido desatascar la primera parte del plan de infraestructuras escolares. El Diari Oficial publicó el lunes la licitación de las obras para reformar y ampliar el aulario del colegio rural Azahar ubicado en el barrio La Callosilla de Callosa de Segura, una intervención que llega con un retraso más que considerable, pues su inicio se preveía para el primer semestre de 2016, es decir, para hace al menos un año.

Se trata de la única actuación del citado periodo, en el que se programaron 14 obras, que hasta el lunes seguía sin salir a concurso. Con un presupuesto base de 250.615 euros (sin IVA), debe servir para derribar parte de las instalaciones, que están deterioradas, y para acabar con los barracones existentes.

El plan de infraestructuras presentado en enero de 2016 cuenta con tres ejes, siendo el primero el más importante por la cantidad de obras previstas y por el presupuesto: más de 400 millones de euros. Además, fue el único que la conselleria llegó a calendarizar, con estimaciones de inicio de las obras por semestres. La segunda pata se centraba en escuelas con algún módulo prefabricado, aunque sin precisar fechas, y la tercera se basaba en actuaciones menores sin concretar.

El de La Callosilla no ha sido el único centro previsto para el primer semestre de 2016 que se había quedado encallado. Lo mismo sucedió con la licitación para poder terminar la remodelación del IES Pere Maria Orts de Benidorm, que estuvo paralizada durante años por la quiebra de la empresa. La reanudación de los trabajos salió a concurso el pasado abril, y a finales de mayo continuaba la labor administrativa de la mesa de contratación.

En cuanto al segundo semestre de 2016, el avance también ha sido lento respecto a lo prometido en enero. De las 15 obras anunciadas hay siete que todavía no se han licitado, mientras que otras, aunque están en la fase de concurso, siguen sin iniciarse fruto del retraso que se acumuló durante su tramitación administrativa. El ejemplo más conocido de este bloque es el Ceip 103 de Valencia, el único de la capital completamente en barracones.

Consumido ya el primer semestre de 2017, el balance no es muy diferente. Educación prometió 22 intervenciones, la mayoría para acabar con instalaciones provisionales, como en los anteriores periodos, pero ninguna ha salido todavía a licitación. Tan sólo se ha avanzado en la redacción de proyectos y en estudios previos a las obras.

Modificaciones de proyectos

Desde la conselleria se asumen los retrasos, que se vinculan con la herencia recibida, con proyectos anunciados en su día que no se habían iniciado y con falta de personal técnico para sacarlos adelante -ya solventada-, además de con la complejidad administrativa de los procesos. Por si fueran pocos los inconvenientes, Educación también se ha topado con problemas en algunos de los colegios en construcción, correspondientes al primer semestre de 2016. Se trata del Emilio Lluch de Náquera, el Severí Torres de Villanueva de Castellón y el Regina Violant de Almassora, donde las obras se han paralizado o se han ralentizado por variaciones en los proyectos o por discrepancias entre la conselleria y las empresas adjudicatarias sobre las modificaciones propuestas por estas últimas, que implican un aumento del presupuesto al que se resiste Educación al considerar que no es procedente. Incluso se está planteando la vía judicial.

Ante el escenario actual, parece complicado alcanzar el objetivo de enero de 2016, cuando se dijo que todas las obras necesarias para retirar los barracones estarían iniciadas o en tramitación al acabar la legislatura. La última vez que el conseller se refirió a esta cuestión señaló que el compromiso, lanzado durante la presentación del plan, sólo se refería a las escuelas íntegramente en módulos prefabricados, no a las parcialmente en barracones.

Fotos

Vídeos