Educación instala aulas gratuitas de dos años en colegios con baja matrícula

Alumnos del segundo ciclo de Infantil en un colegio valenciano. / Damián Torres
Alumnos del segundo ciclo de Infantil en un colegio valenciano. / Damián Torres

Ciudadanos critica que no se hayan implantado las clases donde podría existir demanda para este tramo de edad

Joaquín Batista
JOAQUÍN BATISTAValencia

La apertura de aulas gratuitas para alumnos de dos o tres años, edad que se corresponde al primer ciclo de Infantil, está sirviendo para apuntalar la matrícula en centros de Valencia capital donde la demanda ha flojeado en los últimos ejercicios. Así se desprende de los datos que publica la Conselleria de Educación en su web, en el apartado de la admisión, que incluye las plazas vacantes de los diferentes cursos en cada una de las escuelas. El análisis realizado por el grupo municipal de Ciudadanos sirvió para que su portavoz Fernando Giner se mostrara muy crítico con el uso dado a estas unidades, pues debían servir para garantizar la igualdad de oportunidades en el acceso a este ciclo o para cubrir la demanda existente.

La aplicación informa sobre los puestos libres en las aulas de tres-cuatro años, que se ofrecen todos al ser el tramo de edad de acceso habitual al colegio (1º de Infantil), así como de aquellos no cubiertos en las de cuatro-cinco (2º) y en las de cinco-seis (3º). En estos dos últimos casos si existe oferta es porque en ejercicios anteriores no se llenaron al no tener demanda suficiente.

Ciudadanos ha calculado los puestos autorizados de 2º y 3º en todos los Ceips de Valencia así como las vacantes, lo que permite sacar el porcentaje de plazas que quedaron libres. En el caso de los centros sin aula gratuita de dos años -previa a estos niveles- se sitúa en el 13,5% (772 de 5.700), por lo que la ocupación llega al 86,5%. En cambio, en las 11 escuelas que sí disponen de este recurso exclusivo de la red pública los valores son menos favorables. De sus 677 puestos totales autorizados en 2º y 3º de Infantil 210 están vacantes (31%), por lo que el índice de ocupación es del 69%. En otras palabras, son centros donde la demanda ha flojeado. Eso sí, se trata de promedios que no quitan que haya alguna excepción y por tanto casi se llenaran las unidades citadas.

«La idea de proyecto lingüístico experimental en manos de Compromís me causa terror», dice Giner

Los sectores concertado y privado, excluidos de la gratuidad en sus aulas de dos o tres años -se ofertan con los precios propios de una guardería- llevan tiempo alertando de que la finalidad de la medida era favorecer a centros donde la demanda flojeaba. Hay que tener en cuenta que los niños que entran en un aula de estas (18 de máximo) tienen acceso directo a 1º de Infantil en el mismo colegio. Es decir, se adelanta la escolarización. Y son muy pocas las familias que cambian de escuela una vez los niños se asientan.

«Nos parece bien que se abran aulas de dos-tres años en centros públicos, aunque advertimos de que se podría haber aprovechado la red ya existente», dijo Fernando Giner. «Pensábamos que Compromís las abriría donde hubiera demanda de los padres y que se haría en los colegios donde mejor se pudiera dar ese servicio, pero están utilizándolas como efecto llamada para que los padres vayan a los colegios que menos demanda tienen», añadió.

Desde el grupo municipal también se han analizado los proyectos lingüísticos de los centros que disponen de este recurso. «De los once sólo tres tienen más castellano que valenciano mientras que en el resto el valenciano tiene más peso, lo que demuestra que Compromís está utilizando la escuela pública y gratuita de dos-tres años como anzuelo», dijo. También se refirió a los proyectos experimentales autorizados en Infantil en 21 centros de Valencia, ante la sospecha de que se trata de inmersión en valenciano.

«Sólo el nombre de proyecto lingüístico experimental en manos de Compromís me da terror», añadió, antes de recordar que no está en contra de la lengua propia, pero sí «a favor de la libertad de elección».

Más

Fotos

Vídeos