Sin Educación Infantil pública en un tercio de los distritos de Valencia

Los padres de las zonas sin oferta pública sólo podrán elegir centros privados y optar a una subvención que depende de la renta

J. BATISTAVALENCIA.

El aumento de las plazas gratuitas para niños de dos años en Valencia capital, una de las principales novedades del próximo curso, no se traducirá en una oferta uniforme, según se desprende de la información recopilada por Ciudadanos en base a las diferentes alternativas que sustentan esta iniciativa. En total, hay siete u ocho distritos dependiendo de lo que suceda con el centro de Mestalla -un tercio del total- que carecerán de esta opción, lo que ha llevado al portavoz Fernando Giner a criticar «la ausencia de criterio» en la planificación.

En los últimos años las plazas gratuitas en el primer ciclo de Infantil se limitaban a los centros de titularidad de la Generalitat, algo más de una treintena en toda la Comunitat. Con la llegada del Consell del Botánico se inició un proyecto para dotar a algunos colegios públicos de aulas de dos años sin coste más allá del comedor, lo que ha servido para ir ampliando los puestos, aunque ligeramente. El próximo septiembre habrá diez en total, tres de ellas de nueva creación (Ceips San José de Calasanz, 103 y Horno de Alcedo).

Sin embargo, el curso que viene, el último de la legislatura, se dará un impulso mucho mayor a la iniciativa pues todas las escuelas infantiles de titularidad municipal (sean de gestión directa o indirecta) ofertarán sus plazas de dos-tres años en régimen de gratuidad. Será la Conselleria de Educación la que pagará el coste íntegro del puesto través del bono infantil, la ayuda pública autonómica. Hasta ahora, pese a ser más económicas que las privadas, también suponían un desembolso mensual para las familias. En síntesis, Valencia dispondrá de una tacada de once centros municipales con plazas gratis.

Contando la oferta a través de estas tres vías y su distribución, se extrae que siete de los 19 distritos municipales (el 36%) carecerán de plazas de dos años sin coste: Ciutat Vella, Extramurs, el Ensanche, Zaidía, Benimaclet, Jesús y Pobles de L'Oest.

En Pla del Real la situación es dudosa, pues no se sabe si el curso que viene estará operativa la escoleta de Periodista Ros Belda. En cualquier caso una vez abierta formará parte de la oferta gratuita. El centro fue construido con cargo al plan Confianza y no se llegó a abrir, por lo que el Ayuntamiento optó por ceder la gestión a la Conselleria de Educación junto a la guardería de Massarojos. Mientras que esta sí ha sido recepcionada por el Consell, la primera todavía no ha llegado a esa fase, de ahí la incertidumbre.

El portavoz de Ciudadanos, Fernando Giner, destacó que «la oferta de educación infantil no tiene ninguna lógica ni racionalidad en la ciudad», y alertó de que «existen escuelas propiedad del Ayuntamiento próximas donde además se incorporan aulas de 2 a 3 años de centros de la conselleria, por lo que se crea una concentración de oferta pública que no guarda coherencia y no resuelve las necesidades».

También criticó la «nula coordinación» entre Ribó y Marzà al dejar a buena parte de la ciudad sin oferta pública. Cabe recordar que el anuncio de la gratuidad en las guarderías municipales lo lanzó la conselleria en noviembre mientras que el arreglo escolar, de donde se extrae la creación de unidades de dos años en colegios públicos, es posterior. De hecho aún no se ha aprobado, aunque no variará (en todo caso aumentarán las plazas). De ahí la crítica de Giner, en el sentido de que se podría haber planificado de una manera más coordinada.

Cheque universal de Cs

Por último, el portavoz apostó por la implantación de un cheque universal que facilite la escolarización en el tramo de cero a tres años que cubriría el coste de la plaza en el centro que eligieran los padres. «El objetivo es que en Valencia sea fácil ser padre o madre y trabajar», dijo.

Las familias de los distritos sin plazas gratuitas tienen a su disposición centros privados, los que durante décadas han prestado el servicio. Las tres patronales (Feceval, Acade y Salvem) se han mostrado críticas con su exclusión en esta iniciativa, pues se abogaba por implantar la gratuidad aprovechando la infraestructura ya existente. En este caso los padres pueden optar al bono infantil que, en función de la renta, subvenciona parcialmente la plaza. En años anteriores, con el importe máximo (para rentas precarias) y el cheque escolar se podía alcanzar.

También existe la opción de pedir plaza en los centros de los otros distritos, aunque será complicado entrar si quedan fuera de sus áreas de influencia a efectos de admisión. Lo lógico es que en las escuelas municipales las familias residentes en estas sumen más puntos que las de fuera, tal y como se recoge en las normas de admisión autonómicas que deben respetar los municipios. Desde el Ayuntamiento no confirmaron ayer si los distritos de escolarización serán los mismos para el primer ciclo o cambiarán.

Más

Fotos

Vídeos