Educación da más facilidades para que los colegios tengan jornada continua

La conselleria amplía el plazo para presentar la solicitud de cambio y permite cobrar por las extraescolares

JOAQUÍN BATISTA VALENCIA.

La nueva normativa que regula la implantación de la jornada continua en los colegios de Infantil y Primaria entrará en vigor hoy e incluye algunos cambios que facilitan su adopción, concentrando así las clases en horario de mañana. De esta forma se actualiza la orden aprobada en 2016, que ya ha permitido que el 39% de los colegios valencianos -la gran mayoría públicos- hayan aplicado esta modalidad.

El borrador de la orden que recoge las modificaciones se negoció con los sindicatos a mediados de noviembre e incluía algunas ideas que han variado o desaparecido en la versión que publicó ayer el Dogv.

La primera se refiere a los plazos. Se planteó que los centros tuvieran de tiempo hasta el día 31 de enero para presentar la solicitud para aplicar la jornada continua, paso que activa todo el procedimiento. Ya la pasada semana el sindicato Stepv reclamó una ampliación de la fecha, pues había incertidumbre entre en los colegios al no haberse oficializado la propuesta, reclamación que también se trasladó desde Anpe. Al final la conselleria ha optado por fijarla el 7 de febrero. Los centros interesados deberán convocar al consejo escolar para aprobar la petición.

El departamento dará a conocer en breve las nuevas ayudas para actividades extraescolares

En segundo lugar, la versión que se facilitó a los sindicatos incluía un artículo que enfatizaba el control de la administración respecto a las escuelas con esta modalidad, pues decía que se podría exigir la modificación de alguna de las actividades extraescolares implantadas «si estas no se ajustaban a los objetivos establecidos así como a los resultados de la evaluación». Cabe recordar que los colegios deben elaborar un proyecto de jornada escolar citando las mejoras a conseguir, como las pedagógicas o las relacionadas con la convivencia.

Sin embargo, en la versión del Dogv, la que vale, no aparece esta propuesta. Aunque no quiere decir que no exista control de la administración sí implica renunciar a un mecanismo de supervisión concreto -que recibió críticas sindicales, por cierto- sobre un aspecto especialmente polémico de los proyectos como son las extraescolares actuales. Y es que en muchas ocasiones reúnen un perfil bajo que difícilmente casa con el espíritu de la norma, que dice que deben guardar coherencia con el tiempo lectivo o favorecer los aprendizajes activos. Es decir, dar valor añadido. En cambio, muchos centros han apostado por dejar tiempo para hacer los deberes del día, por poner un ejemplo.

Supervisión suficiente

Resumiendo, las únicas referencias a la supervisión de la jornada continua son las que ya existían en la norma de 2016, que son más genéricas. Educación podrá revocar una autorización si se incumple alguna condición recogida en la orden o si detecta que el proyecto presentado y aprobado no se está aplicando como estaba previsto. Desde la conselleria explicaron ayer que estas cautelas son suficientes, de ahí que se haya considerado la opción de no introducir más artículos específicos, y que en caso de tener conocimiento de algún incumplimiento en relación a las actividades se actuará.

La tercera novedad de la orden, que ya se recogía en el borrador propuesto, es que los colegios podrán programar actividades extraescolares de pago para completar el horario entre el final del comedor y la salida del centro, que obligatoriamente se fija a las 17 horas. Hasta ahora debían ser gratuitas para las familias, lo que influyó claramente en el perfil de las planteadas.

No hay que olvidar que ha sido una reivindicación de muchas familias y del sector de empresas, muy crítico con la regulación inicial. Eso sí, se recuerda la prohibición del ánimo de lucro en estos talleres. Es decir, si los contrata el Ampa no podrá cobrar más del precio fijado por la prestataria del servicio. Con este cambio se facilita a los centros la elaboración de los proyectos y se amplía la oferta de actividades organizadas por empresas especializadas. Educación elaborará un catálogo de extraescolares recomendadas.

Desde la patronal Pavaex valoraron «positivamente» que se dé a las familias «la opción de elegir actividades de calidad», aunque también lamentaron la «ambigüedad» que rodea a las ayudas que prevé Educación para que ningún alumno se quede excluido de estas por cuestiones económicas. Al fin y al cabo, la orden no precisa cómo se articularán o tramitarán. Educación dijo ayer que dará a conocer esta información «en breve» plazo.

Por su parte, el sindicato Anpe CV criticó que se mantengan condiciones que consideró «antidemocráticas», como obtener un apoyo muy mayoritario de los padres, aunque valoró la creación de las ayudas.

Más

Fotos

Vídeos