Educación cubre 1.700 bajas y jubilaciones de profesores tras el inicio del curso

Aspirantes en una oposición docente antes de una prueba.
Aspirantes en una oposición docente antes de una prueba. / lp

Las ausencias notificadas a la conselleria después del verano se cubren con docentes interinos

J. BATISTA

valencia. La Conselleria de Educación impulsó ayer la adjudicación de más de 1.700 plazas docentes que se han quedado libres a lo largo de este mes como consecuencia de bajas por enfermedad, permisos o jubilaciones, entre otros motivos. El procedimiento sirve para cubrir las necesidades de los centros públicos una vez iniciado el curso, en el sentido de que permite completar las plantillas a través de las bolsas de trabajo. Algunos de los colegios tenían hasta tres puestos sin cubrir, y según la información de la propia administración, los adjudicatarios tomarán posesión del mismo hoy, cuatro días después del arranque.

Cabe recordar que la mayoría de las plazas docentes vacantes, las que no están ocupadas por un funcionario de carrera de manera definitiva, se asignan a interinos en el mes de julio y se mantienen durante un curso completo, aunque a partir de este ejercicio cabe la posibilidad de repetir uno más. Pero en un sistema con más de 50.000 profesionales los escenarios son muy diversos.

Por ejemplo, pueden producirse bajas por incapacidad temporal que se notifican tras el verano, o jubilaciones que se hacen efectivas este mismo mes, por lo que son imprevisibles. Sin olvidar que la administración no puede cubrir las plazas de inmediato, sino que debe respetar los diez días de demora a los que obliga la normativa estatal relacionada con el control del déficit público, de manera que durante este tiempo el colegio se apaña con el resto de profesores. Eso sí, se permiten excepciones para casos concretos o que impliquen graves trastornos para el centro educativo.

Para cubrir las situaciones que se producen se convocó una adjudicación el día 5, con más de 1.100 puestos, y la de ayer. Además tendrá continuidad mañana, con un nuevo proceso que incluirá puestos que sigan vacíos porque no se llegaron a asignar o no podían ofertarse en función de los plazos citados.

En todos los procedimientos se incluyen vacantes, que pueden deberse a jubilaciones, excedencias o comisiones de servicios. E incluso a plazas que acaba de autorizar Hacienda. También hay sustituciones, que no cubren un curso completo. Pueden ser determinadas, en las que se sabe la duración (una baja de maternidad o permisos de lactancia o matrimonio, por ejemplo), o indeterminadas, en las que caben las incapacidades temporales por enfermedad o dolencias -las bajas popularmente hablando- o por cuidados de un familiar. En estos casos no se conoce el periodo de ausencia.

Las adjudicaciones de este curso han estado marcadas por la polémica tras entrar en vigor la exigencia del requisito lingüístico en valenciano (la capacitación) al agotarse la moratoria vigente desde 2013. Los interinos que no la tienen no podrán participar hasta que la consigan, lo que ha supuesto perderse los procedimientos con más puestos.

Fotos

Vídeos