El dueño del bar criticado por una edil de Compromís llena el local: «Hemos recibido mensajes de apoyo de toda España»

La fachada del establecimiento Cleos, junto al centro de especialidades de Burjassot. / juanjo monzó
La fachada del establecimiento Cleos, junto al centro de especialidades de Burjassot. / juanjo monzó

Hasta el establecimiento de Burjassot acuden a almorzar vecinos de Valencia, Moncada o Benimamet, incluida la visita del alcalde y un conseller

MARINA COSTABURJASSOT.

Kilos de pan tostado se sirvieron ayer en la Cafetería Cleos de Burjassot. Los dueños del local reprendido en un tuit por la edil de Compromís, María Viu, al no entender su pedido de 'pa' en valenciano, superaron con creces el aforo previsto de todos los viernes. «Hemos recibido mensajes de apoyo de toda España, de Galicia, de Albacete... hasta de un señor valenciano que vive en Alemania, una locura», contaba el propietario, José, entre tostadas, cafelitos y suculentos bocadillos.

A su lado, Ramón, el cocinero, no se separaba ni un segundo de la plancha humeante en la que el pan hacía migas con el embutido y el jamón. Pasadas las diez de la mañana, las mesas del Cleos se llenaban con la clientela de siempre y muchas caras nuevas, con un doble propósito; almorzar y «trasladarnos mensajes de ánimo y apoyo. Hoy ha venido gente desde Valencia, Benimamet, Moncada, Meliana y hasta de la otra parte del pueblo solo para almorzar aquí. Ha venido incluso el alcalde y un conseller, que no ha querido tomar nada pero sí ha venido a saludar», relataba José, algo abrumado y sorprendido por la trascendencia que ha tenido el asunto del polémico tuit que la concejala de Compromís colgó hace unos días. En este mensaje, la responsable de la dirección del Instituto de Promoció del Valencià publicó el nombre y la foto del local lamentando no poder almorzar en él por «problemes lingüístics» al no saber «el significat de la paraula 'pa'». Jose prefirió ayer quitar pan, en vez de hierro, al asunto. «Al final no he querido tomármelo a mal porque creo que no merece la pena. Me quedo con las muestras de ánimo que nos han llegado, que están siendo una barbaridad». Con respecto al «malentendido» lingüístico, el dueño explica que «la camarera no la entendió en un primer momento al hablarle con un acento bastante cerrado y cuando me acerqué yo para atenderla, ya se había marchado. Nosotros llevamos 32 años en el negocio y esto da para hablar con mucha gente, de todos los colores y de todos los idiomas. Aquí vienen, por ejemplo, muchos ingleses de colonias de la zona de Pedralba o de Llíria y, aunque nosotros no sabemos inglés, nos entendemos perfectamente con todos. Con buen rollo te entiendes con todo el mundo».

El PP de Burjassot pidió ayer al alcalde, el socialista Rafa García, el cese de los concejales de Compromís Viu y Roc Senent, como responsable del área de Comercio. «Fuimos los primeros en denunciar este hecho al considerar que ese mensaje atacaba a un comercio de Burjassot. El tuit de Viu seguía el estilo del independentismo catalán más radical que discrimina los comercios por el idioma que usan y es algo que el PP de Burjassot no va a consentir», afirmó la portavoz Sonia Casaus.

El alcalde calificó la publicación al día siguiente de «poco acertada» y se desmarcó de las declaraciones de la concejala que, tras el revuelo, no ha querido hacer ninguna declaración o aclaración al respecto.

Mientras la polémica se enfría, José sigue sirviendo tostadas. «Hay que pelear y dar un buen servicio, que la cosa hoy en día está complicada».

Fotos

Vídeos