Drones y 3D contra el fuego

En pruebas. Un experto en drones prueba un aparato experimental destinado a ayudar en la lucha contra el fuego. / paneda
En pruebas. Un experto en drones prueba un aparato experimental destinado a ayudar en la lucha contra el fuego. / paneda

Un congreso reúne en Valencia a casi 300 expertos y sirve para presentar una red de hidrantes que detectan el fuego con sensores

A. CHECAVALENCIA.

El futuro de la lucha contra emergencias es el de drones de mayor capacidad y dimensiones que los que habitualmente surcan nuestros cielos y listos para apoyar en la extinción de incendios en zonas de difícil acceso; el empleo de realidad virtual o tecnología en 3 dimensiones (3D) para crear escenarios de entrenamiento absolutamente verídicos para profesionales como bomberos o brigadas forestales; o el empleo de hidrantes en bosques y zonas forestales, con sensores, y listos para actuar automáticamente al detectar la presencia de fuego. Son algunos de los avances en la lucha contra los incendios y otros siniestros vislumbrados esta semana en la jornada 'Tecnoemergencias 2018' celebrado en la Universitat Politècnica, con el apoyo de la Cámara de Comercio.

Casi 300 profesionales, empresas y universitarios participaron en el evento, inaugurado por el director de la Agencia de Seguridad y Respuesta a las Emergencias, José María Ángel. El reto, ofrecer una respuesta lo más adecuada, eficaz y rápida posible ante los múltiples riesgos», según subrayó José María Ángel. Dronhopper es el nombre de los drones presentados en la cita por la empresa de mismo nombre y que en un futuro asistirán a hidroaviones, helicópteros de extinción y bomberos. «Cada dron tiene una capacidad máxima de hasta 300 litros de agua y unas dimensiones de 160 cm de diámetro por 50 cm de alto», como explica la firma.

Un dron de su capacidad puede cubrir una superficie obviamente limitada, «entre 50 y 100 metros de extensión del incendio, dependiendo de la intensidad de nebulizado que requiera el tipo de incendio». Desde la empresa subrayan la que será una de las ventajas de estos ingenios voladores: «Los drones pueden dirigir un flujo de agua y aire a alta velocidad directamente hacia el foco del fuego, lo cual les da alta eficacia en comparación con otros métodos de extinción».

El uso de realidad virtual y las 3D en entrenamientos fue uno de los campos tratados por Vranvic, una empresa valenciana. El campo es uno de los más prometedores a la hora de subsanar una carencia que poseen hoy el personal de emergencias: la imposibilidad de entrenar en una situación real hasta que se produce un siniestro. Soluciones como 'Wildfire Analyst', de la empresa Tecnosylva es otra de las herramientas detallada en 'Tecnoemergencias' y que permite «simular operacionalmente incendios forestales, una aplicación que tiene ya una década de desarrollo.

Humedecer y extinguir

Las redes sensoriales sin hilos es otro frente del futuro, pequeños hidrantes capaces casi de actuar por sí mismos ante incendios. El proyecto SIDEINFO (Sistema de Defensa contra Incendios Forestales) se puso en marcha en 2005 en Carcaixent. Allí se colocaron unos de estos hidrantes para emular las descargas de medios aéreos antes de la llegada del fuego a las casas. Pero el año siguiente un incendio forestal impactó contra la zona y arrasó la red. Los ensayos posteriores en el Laboratorio del Fuego de la Universidad de Coimbra (Portugal) mejoraron la red.

La red de sensores tiene dos fases. Una preventiva, cuando no hay fuego, y consiste en «modificar la humedad de la vegetación que circunda el área a proteger aplicando el concepto de cortafuegos verdes», como explica la empresa. El reto, que la aportación de agua no suponga «un desarrollo excesivo de la biomasa»

La fase operativa, con incendio declarado, implica «aporte de agua de combate», una labor que puede llegar a ser clave hasta la posterior llegada del grueso de servicios de extinción de incendios.

Fotos

Vídeos