DOLORES SEBASTIÁN «ESPERO QUE ME DEJEN SEGUIR CON LOS TRATAMIENTOS»

Tenía 45 años y era la primera vez que iba a hacerse una revisión. Dolores recibió dos llamadas del médico tras las pruebas y supo que estaba enferma. Cáncer de mama. «Intuía que me iba a tocar, pero estaba preocupada porque acababa de morir una amiga de cáncer y sólo pensaba en mi familia». Su médico requirió un examen exhaustivo y la derivó al IVO. «Recuerdo perfectamente cuáles fueron sus palabras: yo puedo ponerme a hacer pan, pero al panadero le saldrá mucho mejor», en referencia a la experiencia del centro. Aceptó lo que le ocurría desde el primer momento. Se define como «optimista», pero no puede evitar un suspiro al recordar: «Había pasado la muerte de mi amiga... No dejas de pensar en tus hijas». Veinte años, otro tumor similar se interpuso en su camino. «Cuando acudes a las revisiones, siempre vas con miedo, pero el oncólogo era estupendo. Yo soy muy preguntona y siempre me respondió a todo. Me trató muy bien».

Dolores continúa sus tratamientos en el instituto valenciano y no esconde su «preocupación por el futuro» de sus asistencias sanitarias. «Espero que pueda continuar, que me dejen seguir con los tratamientos. Allí hay buenos especialistas y es lo que necesitamos los enfermos».

74 años.
Dos cánceres a sus espaldas y todavía en fase de revisiones en el IVO.

Fotos

Vídeos