Una docena de proyectos se eternizan en la Comunitat

Las obras de la V-30 esta misma semana. /Damián Torres
Las obras de la V-30 esta misma semana. / Damián Torres

Fomento reactiva infraestructuras como el corredor mediterráneo pero otras, como la ampliación del by-pass, siguen en el cajón

Isabel Domingo
ISABEL DOMINGOValencia

«Volvemos a ver la luz del túnel». La frase, pronunciada por el presidente de la Asociación Valenciana de Empresarios (AVE), Vicente Boluda, el pasado julio, refleja el voto de confianza concedido al Ministerio de Fomento con los últimos anuncios y compromisos vinculados con una infraestructura clave -y largamente reivindicada- para la Comunitat: el corredor mediterráneo. Entre ellos, el de la doble plataforma ferroviaria entre Valencia y Castellón, que permitirá acortar el tiempo de viaje con Barcelona hasta las dos horas y cuyo estudio informativo se licitaba precisamente esta misma semana.

Al corredor mediterráneo se suma también la reactivación de otras dos reclamaciones de los empresarios (en este caso, liderada por la CEV) y la sociedad valenciana. Por un lado, las primeras mejoras en el tren a Zaragoza, vía convenio entre el Administrador de Infraestructuras Ferroviarias (Adif) y el Puerto de Valencia, se materializarán con obras en 2019 y el ministro Íñigo de la Serna anunció que se invertirán 335 millones hasta 2022 para la modernización de la línea, «según los compromisos» adquiridos con los empresarios, dijo durante una visita a Valencia.

Por otro, el tren de la costa, cuyo estudio de impacto ambiental está, desde el pasado agosto, sobre la mesa del Ministerio de Medio Ambiente tras haber concluido Fomento el informe sobre las 255 alegaciones recibidas a las propuestas de trazado.

La inversión de Fomento en obras públicas en la Comunitat sólo alcanzó el 5,48% del total nacional entre 2012 y 2016

Sin embargo, como recordaba también esta misma semana el presidente de la Generalitat, Ximo Puig, antes de su encuentro con Mariano Rajoy, hay infraestructuras pendientes «imprescindibles para la vertebración y desarrollo económico de la Comunitat», incluidas muchas de ellas en la llamada Agenda Valenciana de Infraestructuras que Puig y De la Serna abordarán en una próxima reunión.

En este sentido, la Cámara de Contratistas reclama a Fomento que «apriete el acelerador» para alcanzar «los ratios de licitación e inversión pública que corresponden a la Comunitat». A juicio de su director-gerente, Manuel Miñés, «no le será difícil pues entre 2012 y 2016 alcanzó un ratio del 5,48%, fácilmente superable». «A día de hoy nuestro ratio histórico del 5,48% de Fomento está lamentablemente muy próximo al 50% de nuestro peso poblacional», añade.

De Cercanías a la N-332

También la CEV emplazó a las administraciones públicas y a las diferentes fuerzas políticas a trabajar para lograr un pacto global por las infraestructuras sobre la base de un informe que agrupaba siete grandes bloques de proyectos con una inversión de 21.530 millones.

Figuran, por ejemplo, en el caso del ferrocarril, el Plan de Cercanías 2010-2020, que contemplaba inversiones por valor de 3.400 millones y que se firmó en 2010. Incluía, por ejemplo, la modernización de la línea entre Xàtiva-Alcoy, donde este verano Fomento acometió obras para suprimir 11 limitaciones de velocidad y mejorar la seguridad.

También sigue aguardando solución la prolongación del túnel de Serrería, cuyo estudio de viabilidad propone tres alternativas para el soterramiento de las vías y donde las administraciones no se ponen de acuerdo en la financiación.

La variante de Benissa o la N-232 son dos de las carreteras reactivadas en los últimos meses

En el caso de las carreteras, el listado es más largo. Incluye, entre otras, las variantes de la N-332 -que mantiene más de la mitad de los kilómetros con calzada simple en ambos sentidos sin mediana-, la duplicación de la N-340 (Castellón-Oropesa) o la N-220 (de acceso al aeropuerto de Manises) o las ampliaciones de la V-30, V-31 y el by-pass, anunciadas hace años pero sin ejecutarse. En el caso del 'bypass', el primer anuncio se produjo en 2002 aunque no fue hasta 2009 cuando Fomento presentó un documento que quedó en el cajón hasta 2014, cuando se reactivó de nuevo con un planteamiento en tres fases.

No obstante, los contratistas reconocen a De la Serna haber clarificado y puesto «técnica y administrativamente en orden las obras de carreteras paralizadas o ralentizadas por expedientes sin revolver», como el caso de la variante de Benissa, el tercer carril de la V-21 o el paso inferior entre la V-30 y la A-3.

La reanudación de la línea T2, en la lista negra del Consell

No sólo el Gobierno central tiene actuaciones pendientes en materia de infraestructuras en la Comunitat. También sucede con la Generalitat. Una de las espinas clavadas es la reanudación de las obras de la T2, paralizadas desde 2011 y que el Consell anunció que retomaría en el tramo comprendido entre la calle Alicante y la Ciudad de las Ciencias gracias a una reasignación de fondos europeos. Eso sí, hasta 2023 no se podrían contemplar finalizadas las primeras obras.

También está pendiente el soterramiento de las vías del metro en Burjassot, un proyecto que la Conselleria de Obras Públicas anunció en 2016 que se retomaría este año pero del que, hasta el momento, no ha habido novedades. Al listado se suman la mejora de la CV-500 o la renovación del pavimento en carreteras como la CV-30.

1 - N-322 Sin variantes y con puntos negros

La N-332 se mantiene como la única carretera nacional que conecta dos capitales de provincia (Valencia y Alicante) que sigue sin ser autovía. Con una media de 15.000 vehículos diarios (60.000 en lugares como Oliva), atraviesa once poblaciones ya que las variantes siguen pendientes de ejecución.

La de Benissa, por ejemplo, vuelve a estar en obras desde el pasado julio después de paralizarse en 2009. La de Cullera-Favara, tras aprobarse un modificado pendiente, prosigue a «un ritmo adecuado y con anualidad suficiente», según Miñés, para concluir en 2019, es decir, 11 años después de haber arrancado las obras. Torrevieja (que apareció en los presupuestos de 2015), Xeraco, Pedreguer, Oliva y Altera son algunos de las pendientes.

2 - Puerto de Valencia Un túnel a 60 metros para el acceso norte

La construcción del acceso norte al puerto de Valencia aparece recogida en un protocolo de carreteras firmado en 2005 por Francisco Camps y Magdalena Álvarez. Desde entonces el proyecto ha aparecido y desaparecido según el paso de las administraciones. La Autoridad Portuaria defendió el año pasado la ejecución del túnel, a unos 60 metros de profundidad por un trazado a través de la fachada marítima, para facilitar el tráfico de camiones. Sin embargo, para el Ayuntamiento, no es una obra prioritaria.

3 - By-pass Sucesión de colapsos por accidentes

Es una de las carreteras habituales en las retenciones diarias de tráfico y una de las que cuenta con alto índice de siniestralidad. Tieen un IMD (intensidad media diaria) de 96.000 vehículos, con puntas de hasta 120.000, de los que el 29,5% son vehículos pesados. Tras uno de los últimos atascos (de 14 kilómetros), la Cámara de Contratistas reclamó a Fomento que reactive la ampliación y que detalle en qué punto se encuentra el proyecto retomado en 2014 con la apertura del periodo de alegaciones.

4 - V-31 Un proyecto de mejora desde 2011

Según datos de Fomento, la entrada a Valencia por el sur es una de las carreteras que mayor tráfico soporta de toda España, pues la IMD está fijada en 100.000 vehículos (120.000 en la conexión con la V-30), de los que entre 8-9.000 son pesados. En 2011 se licitó la redacción del proyecto de mejoras funcionales de seguridad vial y capacidad entre Silla y Valencia por 1,3 millones, que también beneficiaría a la zona logística de Fuente de San Luis. Está listo pero no se ha presentado ni cuantificado.

5 - N-232 El vial que aspira a ser autovía

La conversión de la N-232 en parte de la autovía A-68 en Castellón se quedará en obras de mejora y acondicionamiento del puerto de Querol (actualmente en marcha), ya que, según señaló el ministro, el futuro trazado permitirá que tenga capacidad suficiente para soportar la intensidad de tráfico.

6 - Crevillente Candidata al plan de 5.000 millones

La ampliación de un tercer carril entre Crevillente (enlace con AP-7) y el enlace de Orihuela-Beniferri es uno de los proyectos que podría incluirse en el plan nacional de carreteras de 5.000 millones que se realizaría mediante colaboración público-privada. Su proyecto de construcción, de 85 millones, se aprobó finalmente en abril de 2016. Tiene una IMD de 45.000 vehículos, el 16% de ellos, pesados.

7 - V-30 A la espera de contar con presupuesto

El proyecto encargado en 2009 debido a los problemas de capacidad de la V-30, y que debía estar concluido en 2011, pasó unos años en el cajón hasta que el ministerio lo retomó hace ahora un año con un fuerte rechazo de los municipios del área metropolitana por falta de participación. Sin embargo, sólo se presentaron una treintena de alegaciones.

La propuesta, cifrada en 145 millones, se ejecutará por fases para reducir la afección sobre el tráfico y también para hacer asumible su ejecución por coste. Toda la V-30 contará con al menos tres carriles (actualmente dos) por calzada, que en algunos puntos de los 17 kilómetros en los que se intervendrá se ampliarán hasta cuatro.

8 - A7/CV-10 Contratos suspendidos desde 2011

Corría el año 2009 cuando el BOE anunciaba la redacción del proyecto de trazado y construcción de la prolongación de la A-7/CV-10 en Castellón hasta el límite con Tarragona. Los contratos se adjudicaron y se suspendieron en 2011 'sine die'. Con un coste aproximado de 230 millones, su ejecución se dividió en tres tramos para los 70 kilómetros de trazado. Los contratistas califican este proyecto como «vital» para Castellón al ser considerado «el corredor mediterráneo viario».

9 - Variante Font de la Figuera Estará en 2020

Enero de 2012. Era la fecha prevista para la finalización de la variante de la Font de la Figuera (o autovía A-33 en su cruce con la A-31, A-35 y A-7), una obra de 12,5 kilómetros destinada a suprimir un punto negro y a evitar el elevado paso de vehículos (unos 15.000 diarios) por el casco urbano. Sin embargo, su finalización completa se retrasa 2020, ya que está al 50% pues se abrió un tramo -desde el enlace con la A-35 hasta la N-344- el pasado junio.

10 - N-322/A-8 La variante de Gandia, parada desde 2013

La variante de Gandia (conversión de las N-332 en la autovía A-38) está parada desde 2013, año en que se aprobó el estudio informativo para los 7,6 kilómetros que formarán parte de la autovía. Es uno de los proyectos incluidos en las peticiones de la CEV y de la Cámara de Contratistas, que plantea que se inicie ya su licitación y que cuente con dotación presupuestaria para 2018. Sí que cuenta con partida económica el acceso sur al puerto de Gandia, reactivado hace dos años.

11 - N-220 El acceso al aeropuerto sigue en el aire

Desdoblada en el año 200o en la llamada V-11, sigue pendiente el tramo entre el aeropuerto de Manises y la V-30, que sólo tiene una calzada. La declaración de impacto ambiental se aprobó en febrero de 2015. Figura en los presupuestos de 2017.

Ferrocarriles Un plan de Cercanías en el olvido

La revisión y actualización del denominado Plan de Cercanías 2010-2020, firmado en 2010 y sin aplicar, es uno de los compromisos asumidos por Fomento. Dotado con 3.400 millones incluía actuaciones como la modernización de la línea entre Xàtiva y Alcoy, la prolongación de los servicios de Cercanías a Benicàssim, Vinaròs y Villena, la duplicación de la vía y electrificación de la línea C-3 entre Valencia y Buñol y, también, la ejecución del tren de la costa. Sí que está en obras la duplicación de vía entre Xàtiva y Moixent.

Soterramiento de vías en Serrería

Desde que el ministerio presentara tres opciones para la prolongación del túnel de Serrería (dos de ellas con soterramiento), la cuestión de la financiación (el Gobierno quiere que participe la Generalitat o el Ayuntamiento) bloquea una infraestructura clave para la ciudad y, en concreto, para conectar en superficie el barrio de Nazaret, desarrollar el PAI del Grao y enlazar con la Marina. Su ejecución se contempla desde 2004 con un coste de 100 millones.

Fotos

Vídeos