Los discapacitados sufren esperas de un año para obtener o renovar el certificado en la Comunitat Valenciana

Damián Torres

Los retrasos en la tramitación de las acreditaciones impiden al colectivo optar a empleos especiales, becas o prestaciones

DANIEL GUINDO

valencia. Las personas que cuenten con un grado de discapacidad del 33% o superior tienen derecho a que se les reconozca esta condición y obtener una tarjeta acreditativa con la que pueden optar a recibir prestaciones (en función del grado), aspirar a puestos de trabajo especiales, becas o plazas reservadas en las universidades. Sin embargo, en el caso de la Comunitat, los retrasos a la hora de tramitar estos certificados está privando al colectivo de poder beneficiarse de estas ventajas reconocidas en la normativa. En concreto, las esperas superan, de media, los doce meses, el doble del máximo legal de seis meses que establece la legislación.

Desde la delegación valenciana de la Confederación Española de Personas con Discapacidad Física y Orgánica (Cocemfe-CV) indicaron que, en la provincia de Alicante los retrasos oscilan entre los ocho y los dieciocho meses mientras que en la de Valencia rondan entre los doce y los catorce meses. «Uno de los últimos casos se solicitó en abril del año pasado y se lo han resuelto ahora», apuntaron desde la entidad. En Castellón, suelen ser de unos ocho o nueve meses.

Por su parte, desde el Comité Español de Representantes de Personas con Discapacidad (Cermi) en la Comunitat, apuntaron que, hasta los procedimientos más urgentes, llegan a sufrir esperas de un año para obtener la documentación.

Estas esperas afectan tanto a los discapacitados que requieren la valoración de su grado por primera vez como a aquellos que quieren renovar la documentación (a los dos años si el grado varía).

Desde Cermi indicaron que hay perfiles especialmente afectados por estos retrasos, discapacitados con un grado superior al 65% que no pueden trabajar, no cuentan con recursos y requieren el certificado para poder optar a una pensión. En Cocemfe también pusieron el acento a la imposibilidad de poder presentarse a bolsas de empleo protegido, oposiciones específicas, becas para discapacitados o matricularse en la universidad.

Este retraso también afectan a las familias numerosas, puesto que dentro de esta colectivo «son muchas las familias que son numerosas porque tienen dos hijos, uno de ellos con una discapacidad igual o superior al 33%, porque uno de los progenitores tienen una discapacidad igual o superior al 65% o ambos progenitores la tienen igual o superior al 33%». En estos casos, las familias numerosas no pueden renovar su título hasta no obtener el certificado de discapacidad. «Es injusto encontrarse con familias numerosas con discapacitados que durante más de dos años han dejado de poder beneficiarse de los descuentos, bonificaciones y ayudas por la suma de retrasos que la administración lleva en acreditar la discapacidad y en renovar el título de familia numerosa», lamentó la presidenta de Federación de Familias Numerosas (Fanucova), Celia Chavero, que pide celeridad en la resolución.

Fotos

Vídeos