Los directores de servicios sociales critican el aumento de las atenciones 'low cost'

D. GUINDO

«La urgencia de sacar expedientes de la lista de espera y la presión presupuestaria no pueden convertir la atención a la dependencia en el despliegue de atenciones que deben ser consideradas complementarias y nunca suficientes por sí mismas». Esta es una de las conclusiones a las que llega el último informe del Observatorio Estatal para la Dependencia, del mes de julio, en relación a la apuesta de algunas administraciones autonómicas por las atenciones de bajo coste o 'low cost' como las califica este órgano de la Asociación Estatal de Directores y Gerentes en Servicios Sociales a, entre otras, las prestaciones a cuidadores familiares.

«Se corre el peligro de crecer con atenciones mediocres que no suponen un auténtico apoyo a las personas, que no generan suficientes retornos y que no son fuente de empleo», asevera el documento del observatorio.

En esta línea, el informe asegura que la atención a las personas con grado 1, el de menor dependencia, «se está resolviendo en muchas ocasiones con atenciones de bajo coste» y, entre ellas, cita la ayuda económica por cuidados en el entorno familiar «cuyo importe siempre es menos onerosa que la prestación de servicios personales o residenciales».

De esta forma, y gracias especialmente a este tipo de prestaciones en el ámbito familiar, la Conselleria de Igualdad y Políticas Inclusivas ha conseguido incrementar en un 35% la cantidad de dependientes atendidos en estos dos años (de junio de 2015 a junio de 2017), cifra por encima del aumento medio nacional (del 22%), pero por detrás de los crecimientos experimentados en autonomías como Aragón, Asturias, Castilla y León, Castilla-La Mancha y Baleares, de entre el 42 y el 37%.

Sin embargo, y pese a estos incrementos en número de dependientes atendidos (aunque en su mayor parte con las prestaciones por cuidados familiares) la lista de espera en la Comunitat se sitúa todavía en 27.905 personas, a fecha 1 de agosto de 2017, según los datos que maneja la conselleria, una cifra similar a los 29.982 dependientes que estaban en lista de espera ocho meses antes (el 30 de noviembre de 2016).

Fotos

Vídeos