La directora del centro de menores de Buñol dimite en plena auditoría

La consellera de Igualdad y Políticas Inclusivas, Mónica Oltra, en un pleno de Les Corts. / MANUEL MOLINES
La consellera de Igualdad y Políticas Inclusivas, Mónica Oltra, en un pleno de Les Corts. / MANUEL MOLINES

La responsable alega motivos personales para dejar el cargo tras las deficiencias detectadas por el Síndic de Greuges y la investigación de la Inspección de Trabajo

D. GUINDO VALENCIA.

La directora del centro de recepción de menores de Buñol, de titularidad pública, ha presentado su dimisión al frente de estas instalaciones «por motivos personales», en un delicado momento en el que la residencia de adolescentes tutelados por el Consell está siendo objeto de una auditoría externa para comprobar su funcionamiento. Además, este proceso viene precedido de visitas tanto del Síndic de Greuges como de la Inspección de Trabajo, que han puesto sobre la mesa una serie de deficiencias que era necesario corregir. Altercados protagonizados por los internos, un presunto casos de abusos sexuales y una batería de quejas de los propios trabajadores completan el escenario que viene rodeando este centro desde que acoge a los menores trasladados desde Monteolivete el pasado verano, centro del que también era directora la responsable de Buñol.

En concreto, según confirmaron ayer fuentes de la Conselleria de Igualdad y Políticas Inclusivas, la hasta ahora directora del centro ha presentado su dimisión «por motivos personales», por lo que será el departamento que dirige Mónica Oltra el que tutelará la residencia hasta que se designe el nuevo responsable. Esta decisión coincide en el tiempo con la llegada de 14 nuevos profesionales al centro (diez auxiliares educativos, encargados de intermediar en los conflictos, tres mediadores interculturales y una trabajadora social) para dar respuesta a la falta de plantilla denunciada tanto por los propios trabajadores como por el Síndic de Greuges. Además, se acaba de poner en marcha una auditoría externa que llevará a cabo la Fundación Arcos del Castillo, entidad que gestiona, en la actualidad, el centro de menores de Picassent. Los técnicos de la fundación realizarán un diagnóstico del centro y propondrán una serie de acciones para mejorar su funcionamiento y su gestión, desde una intervención física hasta posibles cambios en el personal, pasando por la implementación de nuevos programas y protocolos educativos.

Esta auditoría, asimismo, se está llevando a cabo después de que el Síndic de Greuges hiciera público un informe, apenas dos meses después del traslado de Monteolivete, en el que reclamaba la adecuación «de forma urgente» de las instalaciones del centro de Buñol a la normativa vigente en materia de seguridad y accesibilidad; así como «evitar la temporalidad de la plantilla; ampliar el servicio de personal de seguridad; y supervisar que la organización del centro asegure el cumplimiento de la normativa vigente y garantice la correcta atención a los menores».

Català pide a Oltra que «dé la cara» ante el «abandono» de la residencia de menores

La denuncia presentada ante la Inspección de Trabajo por un delegado de Prevención y empleado del centro de menores por «los múltiples casos de bajas médicas» y la «temporalidad de la plantilla», así como la investigación iniciada por la Fiscalía de Menores han sido otras de las cuestiones que han impulsado tanto la auditoría como el refuerzo de personal y de vigilancia previsto por el Consell. Asimismo, la Inspección de Trabajo visitó la semana pasada el centro y el miércoles convocó a los representantes de los trabajadores y a la conselleria para trasladarles los requerimientos «de urgencia inmediata» que había observado relacionados con «la seguridad física y la salud de los trabajadores», según fuentes sindicales.

Por su parte, la diputada del grupo popular en Les Corts, María José Català, volvió ayer a pedir «responsabilidades políticas» a Oltra, a quien solicitará su comparecencia para que «dé la cara». «Pensamos que la directora y todo el personal se han encontrado solos en todo este proceso», de ahí que Català interprete la dimisión como respuesta al «abandono» al que ha sometido la conselleria a este centro de menores tutelados.

Fotos

Vídeos