La Diputación de Alicante pide parar el plurilingüismo pero Educación sigue adelante

Sánchez, presidente de la Diputación de Alicante.
Sánchez, presidente de la Diputación de Alicante. / á. Domínguez

La institución provincial reclama al TSJ que aplique las cautelares mientras la conselleria desarrolla el currículo para Primaria sin atender a la suspensión

R. V. VALENCIA.

La Diputación de Alicante ha presentado ante el Tribunal Superior de Justicia de la Comunitat un incidente de ejecución en el que solicita que se requiera a la Conselleria de Educación que diga plazo y medios con los que hará efectiva la suspensión del decreto de plurilingüismo.

El TSJ dictó la suspensión cautelar del decreto a instancias de la Diputación. La institución pide ahora a la sala que este requerimiento se realice en un plazo «breve» ante «el inminente inicio del curso escolar y dado que la comunidad educativa, incluidos alumnos y padres, no ha recibido instrucciones sobre la aplicación del decreto».

Mientras, la Conselleria de Educación publicó en el Diari Oficial (DOCV) de ayer la orden por la que se establece el currículo y se desarrolla la ordenación general de la Educación Primaria. En dicho documento se incluye una disposición en la que se afirma que «las diferentes áreas (...), se impartirán de acuerdo con los proyectos lingüísticos de centro autorizados por la Conselleria». Es decir mientras una administración reclama a los tribunales que se paralice, otra continúa delante pese a las decisiones judiciales.

Así, el presidente de la institución alicantina, el popular César Sánchez, recordó que «no pueden entrar en vigor los proyectos lingüísticos de los centros aprobados conforme a las determinaciones del Consell» en referencia a la orden del TSJ.

Por su lado, la vicepresidenta del Consell, Mónica Oltra, defendió la posición del Gobierno autonómico y aseguró que «dos no se pelean si uno no quiere, pero no se entienden si uno no quiere». Oltra acusó a Sánchez de utilizar la institución alicantina con fines políticos: «hay diputaciones que se están dedicando a hacer oposición al Consell, función para las que no están pensadas».

Sánchez, por su lado, recordó a Mónica Oltra que «la ciudadanía necesita un Consell moderado que entienda que la sociedad valenciana es plural, que entienda qué se es valenciano: en valencià o en castellano». En la misma línea señaló que el Gobierno debe respetar «la justicia, que no practique la insumisión, que nos represente a todos, hablen en valenciano o en castellano».

Ante ello insistió en la necesidad «de que trabaje para que la Comunitat Valenciana esté en España» y «que no fomente que lo español se sienta foráneo en nuestro territorio, como han intentado en materia de educación con el pseudo decreto de plurilingüismo».

Directores responsables

Por su parte, el sindicato docente ANPE ha exigido a la Conselleria de Educación que «no responsabilice a los equipos directivos de aplicar los programas lingüísticos suspendidos cautelarmente por el TSJ» y «dote a los centros de instrucciones claras y definitivas que posibiliten iniciar con normalidad el próximo curso».

Según la organización, no se ha resuelto la incertidumbre «de qué programa lingüístico ha de aplicarse el próximo curso». Añade que en una disposición del decreto de currículo de Primaria se establece que «se aplicarán los proyectos lingüísticos autorizados por la Conselleria».

«El decreto publicado lejos de aclarar la imprecisión de las instrucciones de organización y funcionamiento de inicio de curso, aún crea más incertidumbre y deja en total indefensión a los equipos directivos que se ven abocados a elaborar horarios según programas lingüísticos suspendidos cautelarmente por el TSJ».

En la misma línea, ANPE lamenta que, «a mes y medio del inicio de curso, los equipos directivos siguen sin tener todas las instrucciones».

Fotos

Vídeos