La digitalización llega a la tercera edad

Una de las voluntarias de Cruz Roja enseña a utilizar un móvil a un anciano. / Damián Torres

Organizaciones humanitarias ayudan a los mayores a iniciarse en las nuevas tecnologías con su Día Internacional como marco Cruz Roja impulsa actividades para hacer la vida más fácil a los ancianos

MARIA BARBER VALENCIA.

Guardar un número de teléfono en la agenda de contactos, enviar un mensaje de texto, hacer una foto o grabar un vídeo con cualquier dispositivo móvil son acciones que ya consideramos cotidianas, normales dentro de nuestro día a día, pero esta no es la realidad de todos los ciudadanos. Para las personas mayores, los 'smartphones', y los cambios que han introducido en nuestro día a día son una frontera que algunos no logran sortear, aunque no es por falta de interés o ganas. Ayudar a los ancianos a que se introduzcan de lleno en el mundo de las nuevas tecnologías se está convirtiendo en una prioridad para organizaciones como Cruz Roja. La institución humanitaria organiza una clase todas las semanas en la que personas de más de 60 años aprenden a exprimir las cualidades de sus teléfonos inteligentes.

Clases dinámicas, recursos visuales y voluntarios con mucha paciencia para explicar los conceptos hasta cien veces si hace falta. Es la clave del éxito del curso que ha empezado, otro año, con más de diez personas mayores dispuestas a dejar de lado el universo analógico. «Hay que aprovecharse de la tecnología de hoy en día porque te ofrece cosas muy interesantes», explica José Navarro, valenciano de 75 años participante del curso. Las videollamadas le han permitido ver a su hija, la cual vive en Chile, como si estuviese «en Mislata», explica Navarro.

Amparo García, valenciana de 75 años de edad y asistente asidua de estas clases, asegura que a parte de recibir conocimientos y mejorar sus habilidades con las nuevas tecnologías, estas dos horas semanales le ayudan a «mejorar la memoria». Para ello, los voluntarios imprimen los conceptos estudiados en papel para que los alumnos puedan repasar en casa. Los talleres también son la excusa perfecta para conocer a gente de su edad y compartir «inquietudes, vivencias e ilusiones», asegura Amparo.

Envejecimiento activo

Una de las prioridades de Cruz Roja Española es que los ancianos envejezcan de manera activa ya que, de esta manera, los más mayores ocupan su tiempo libre con actividades. A parte de este curso de manejo de 'smartphones', la organización realiza meriendas, conferencias sobre cómo vestir en verano y en invierno, qué medicamentos han de tomar las personas mayores, consejos para soportar las altas temperaturas en verano... Dentro del Día Internacional de las Personas Mayores celebrado ayer, Cruz Roja ha preparado una serie de charlas en varios municipios valencianos sobre cómo han de evitar los más mayores timos, robos y hurtos.

La cosa no queda aquí.La organización humanitaria atiende únicamente en la provincia de Valencia a más de 6.000 mayores a través de las actividades de localización de personas con detrimento cognitivo, apoyo temporal a familias con personas mayores a su cargo, ayuda domiciliaria complementaria y la red social 'enrédate' en la que se fomenta que los mayores mejoren las redes sociales con las personas de su entorno. También, realizan promociones para envejecer de una saludable y, finalmente, atienden a los ancianos tanto en sus domicilios como a nivel telefónico.

«Mediante esta actividad los ancianos te cuentan sus historias, sus problemas y se desahogan hablando contigo durante una hora por teléfono», explica una de las voluntarias encargada de llamar a las personas mayores para disminuir la sensación de soledad que muchos de ellos sufren. Verónica Hermoso, técnica encargada de organizar el programa de Cruz Roja para personas mayores en Valencia, asegura que en una ciudad grande los problemas de soledad y aislamiento se incrementan por una serie de «barreras arquitectónicas o simplemente porque viven en un tercero sin ascensor».

Fotos

Vídeos