La batalla contra los robos en el campo de la Comunitat Valenciana se salda con 250 detenidos

Un miembro del Equipo Roca durante una inspección a una de las cosechas en el Perellonet.
Un miembro del Equipo Roca durante una inspección a una de las cosechas en el Perellonet. / RAFAEL LÓPEZ

La unidad de la Guardia Civil detecta la sustracción de casi un millón de kilos de naranjas y logra esclarecer 1.230 delitos en lo que va de año

RAFAEL LÓPEZ Valencia.

La lacra de los robos en los campos de la Comunitat Valenciana siempre ha sido una realidad que ha tocado de cerca al sector agrícola. Hace cuatro años surgió una división de la Guardia Civil más especializada en el ámbito rural ante la incapacidad de poder resolver las denuncias interpuestas por los agricultores, dado el complejo proceso que supone la investigación en el campo. Una jurisdicción que se escapaba por falta de especialización.

A partir de 2013 la situación cambió en beneficio para el colectivo agrícola. Nació el Equipo Roca. Una unidad que a lo largo de los años ha ganado fuerza y reconocimiento en el sector, logrando la detención o investigación de más de 350 personas, y esclareciendo más de 1.230 infracciones en toda la Comunitat.

Robos, usurpación del estado civil, pertenencia a organización criminal y falsedad documental son varios de los delitos más frecuentes con los que se topa esta unidad de la Guardia Civil. Para su detección, ante la ausencia de pruebas que faciliten la investigación del Equipo Roca como cámaras de seguridad o testigos presenciales, la comunicación y colaboración directa, mano con mano con el agricultor juegan un papel fundamental. «De esta manera tú ya conoces a los agricultores y ellos incluso saben los nombres de cada uno de los miembros del equipo. Hay plena confianza y eso facilita mucho las cosas». Según las mismas fuentes, llegaron a pasar noches esperando en campos de cultivo, sorprendiendo al asaltante en el momento del robo, gracias a la información que les trasladan los propios propietarios ante posibles sospechas.

A pesar de a disminución de los delitos, el desconetnto de parte de los agricultores se mantiene

Por otro lado, la presencia de irregularidades en el documento DATA que deben poseer los propietarios a la hora de registrar la entrada, salida y origen de los productos adquiridos, es otra de las pruebas que puede inducir a sospechas de un punto de venta de productos robados. Asimismo, su localización en los mercados presenta dificultades debido a la multitud de variedades del género y sus propiedades. Por ello, desde la Guardia Civil instan a la observación de los precios, como prueba de algo sospechoso, si se trata de un descenso excesivo, en comparación con otros puntos de venta.

Respecto al perfil de los infractores, el Equipo Roca señala que «no hay un perfil específico, puesto que cada vez te encuentras con personas diferentes», aunque la presencia de «clanes familiares» han adquirido importancia.

No obstante, a pesar de la disminución de delitos, el descontento de parte de los agricultores se mantiene. Sostienen que las consecuencias para los infractores son insuficientes. Por este motivo, algunos de ellos han terminado desistiendo y han dejado de interponer demandas contra los asaltantes. «Un error» según los agentes del Equipo Roca. «Siempre hay que denunciar aunque se roben cuatro o cinco melones, porque eso ya muestra indicios del espacio en el que pueden moverse los infractores».

Otra de las dificultades que presenta la investigación de delitos en el campo son las estafas que traspasan fronteras. El último caso al que el Equipo Roca puso fin tras una investigación intensa que se alargó durante cinco meses, se trató de una persona que se hizo pasar por gerente de una empresa agrícola, que compraba pequeñas cantidades a un agricultor valenciano, hasta que realizó una última de grandes dimensiones que no llegó a desembolsar en su totalidad. El infractor pagaba a los conductores encargados de trasladar la mercancía hasta un mercado de París, y los redireccionaba a otras empresas, que posteriormente vendían los productos a clientes franceses haciéndose pasar como propietarios de los mismos. El Equipo Roca descubrió que estaba blanqueando el dinero, transfiriéndolo a otras cuentas como la de su familia en Valencia, vía en la que se centraron para desenmascarar al estafador.

Fotos

Vídeos