La detección de casos de mutilación genital femenina aumenta un 20%

La consellera asegura que están activos 55 diagnósticos y se han practicado una decena de operaciones reconstructivas

R. V. VALENCIA.

La detección de casos de mutilación genital femenina (MGF) ha aumentado un 20% en la Comunitat tras la puesta en marcha del protocolo de actuación sanitaria para su prevención, documento que la Conselleria de Sanidad presentó en noviembre de 2016, como informaron fuentes de la Generalitat. La consellera de Sanidad, Carmen Montón, dio a conocer ayer un balance sobre las diferentes actuaciones sanitarias realizadas en la Comunitat el año pasado para detectar casos de riesgo y tratar precozmente las secuelas en mujeres y niñas afectadas.

El mapa de riesgo de la mutilación genital en la Comunitat, elaborado en 2016, establece que en nuestro territorio residen 5.429 mujeres y niñas de 23 países donde la mutilación genital está generalizada. De ellas, 1.268 son menores de 15 años y están en riesgo potencial de ser sometidas a esta práctica.

Tal como explicó la titular del departamento autonómico el protocolo de prevención «demuestra que informar, formar y sensibilizar al conjunto de profesionales de la salud sobre este grave problema, tanto en atención primaria como especializada, da resultados». Carmen Montón se pronunció sobre estas cuestiones durante un acto celebrado para conmemorar el Día Internacional de Tolerancia Cero, que se celebra hoy.

La consellera ofreció datos que apuntan que en todos los centros de atención primaria en estos momentos están activos 55 diagnósticos, 25 de ellos corresponden al año pasado. Además, en la Unidad de Referencia para practicar la Cirugía Reconstructiva de la Mutilación Genital, que se encuentra en el Hospital Doctor Peset, ya se han practicado intervenciones a una decena de mujeres desde que se puso en marcha este servicio hospitalario en 2016.

El esfuerzo de los profesionales fue otra de las cuestiones a las que prestó atención la consellera, así como a la implicación social. Todo ello ha llevado a mejorar «sensiblemente la detección de casos y conocemos mejor el perfil de las personas en riesgo».

No sólo habló de registros. La consellera habló de las líneas prioritarias para 2018: «Van a ser reforzar la coordinación entre los diferentes sectores y los servicios sanitarios, mejorar los procesos de derivación de pacientes y realizar el seguimiento epidemiológico de los casos».

Fotos

Vídeos