Martínez pide a Mestre que se retire y esta defiende su gestión basada en el diálogo

Claustro de la UV. /Damián Torres
Claustro de la UV. / Damián Torres

El claustro de la Universitat se reúne para el tradicional debate electoral entre los candidatos a rector de la UV

Joaquín Batista
JOAQUÍN BATISTAValencia

El aspirante a rector de la Universitat Vicent Martínez ha pedido a Mavi Mestre, una de sus dos rivales, que retire su candidatura tras asegurar que la institución está enferma y "pocos pueden ser cirujanos de sí mismos", parafraseando a Ramón y Cajal. La aludida, cuya exposición ha llegado después del dardo durante el claustro electoral organizado esta mañana, ha optado por esquivarlo sin ni siquiera replicarle, aunque en su segunda intervención ha dejado claro que seguirá en la carrera. Por su parte, la candidata María Antonia García Benau, que ha sido la que ha abierto el debate, también ha cargado las tintas contra el equipo de dirección actual, de donde sale Mestre.

La primera parte del claustro ha consistido en una exposición de media hora para cada candidato, donde además de explicar medidas de su programa se han incluido diagnósticos de la situación actual. Dos candidatos luchan por atraer el descontento mientras Mestre defiende que no se hizo todo lo que se quiso pero sí todo lo que se pudo, aunque ahora se abre un nuevo escenario con ideas nuevas y cierto margen para transformar la universidad a través del diálogo, herramienta que ha presidido su gestión en los últimos años.

García Benau ha abierto el turno con una exposición en castellano en el que ha destacado que la comunidad universitaria "siente parálisis, cansancio e incluso tristeza" y que no basta con "enarbolar la bandera de la gestión". "En 2012 hubo una aplicación restrictiva de la ley (en referencia a los recortes para la contención del gasto universitario) y cuando nuestro perfil político tuvo que ser alto sólo gestionamos", añadió, tras referirse a otras universidades que con el mismo escenario de contención sí crearon plazas que ya estaban presupuestadas. Su diagnóstico también ha incluido críticas por la situación del profesorado asociado y ha dicho que la política de personal "no se puede improvisar, pues eso deriva en conflicto y huelga".

Martínez también ha trasladado una visión pesimista, criticando el aumento del profesorado no funcionario como ejemplo de precariedad laboral, se ha referido a la situación de los asociados y a la huelga y también a la pérdida de peso en los rankings, citando expresamente el QS. "No se puede decir que todo ha sido culpa de los recortes de un gobierno perverso, pues en ese contexto no tan bueno otras lo han hecho mejor", ha dicho, antes de avanzar que en cuatro años (con su equipo al frente de la universidad) se invertirá la tendencia.

El discurso de Mestre, más que de defensa, ha sido de reivindicación del trabajo realizado. "Nos hemos enfrentado a techos con una financiación insuficiente, con tasas de reposición, más tasas y menos becas, pero las personas que hemos estado en comisiones, claustro o consejo de gobierno, yo incluida, hemos luchado por encontrar las mejores soluciones a través de consenso y diálogo. Ahora se abre un nuevo escenario y quedan muchos techos que romper con ilusión y ganas, y desde la experiencia", ha dicho. También ha señalado, en referencia a sus dos rivales, que "no es necesario recuperar la dignidad" ni que la universidad "se ha caído al suelo", sino que lo que hace falta es "defenderla como hemos hecho en el día a día, siendo conocedores de los retos que afrontamos y siempre desde el diálogo".

Fotos

Vídeos