Daños por el fuerte viento y carreteras con nieve en el arranque de la primavera

Trabajos de retirada de un árbol que ayer cayó sobre la catenaria del tranvía. / efe
Trabajos de retirada de un árbol que ayer cayó sobre la catenaria del tranvía. / efe

Rachas de hasta 95 km/h tumban un árbol sobre la catenaria del tranvía en Valencia y causan desperfectos en un polideportivo

J. A. MARRAHÍ

El invierno se despidió ayer con viento, frío y nevadas en la Comunitat. La jornada en la que arranca la primavera trajo fuertes rachas de hasta 95 kilómetros por hora que causaron daños en Valencia y Alicante. En Castellón, los bomberos tuvieron que intervenir con sal y máquinas ante las placas de hielo en el interior.

Según fuentes de la Agencia Estatal de Meteorología, las mayores rachas de viento se registraron en Fredes, donde el viento alcanzó los 95 kilómetros por hora. También fueron considerables los registros del aeropuerto de Castellón, con 87 km/h, o los 82 de Vilafranca. Otros puntos en los que el viento sopló con fuerza fueron Montanejos, Morella, Xàbia, Atzeneta del Maestrat, Segorbe, Alcoy, Pego, Pinoso, Rojales, Benidorm y Vinaròs.

La primera emergencia llegó poco antes de las siete de la madrugada. Bomberos del Consorcio de Alicante retiraron una plancha lateral de 7 metros de altura del polideportivo municipal de Finestrat. Existía riesgo de desprendimiento. Con la intervención, parte de las instalaciones quedaron al descubierto por uno de los laterales, pero ya sin riesgo para las personas.

El desplome del árbol obligó a cortar durante una hora el paso de tranvías en dos tramos de la Línea 4

Poco después, en Valencia, la circulación del tranvía quedó interrumpida durante una hora tras la caída de un árbol sobre una furgoneta y la catenaria. La emergencia se produjo entre las paradas de Benimaclet y de Primado Reig, según han informaron fuentes de Ferrocarrils de la Generalitat Valenciana.

El desplome del árbol sobrevino minutos antes de las doce del mediodía. Quedó suspendido entre la catenaria y el vehículo, cuyo conductor no sufrió daños personales. Si bien no llegó a interferir en las vías, el peligro era evidente, por lo que FGV optó por suspender la circulación en ese tramo de la Línea 4 mientras efectivos del Servicio Municipal de Bomberos fueron alertados para desenganchar el árbol y solventar el problema.

Durante los trabajos, el tráfico del tranvía quedó interrumpido entre Tossal del Rei y Tarongers. También en el tramo comprendido entre Pont de Fusta y Tarongers. La circulación se restableció poco antes de la una de la tarde, según confirmaron desde FGV. Los técnicos de la empresa ferroviaria constataron que la catenaria no sufrió daños por la caída del árbol. Mientras, en Puerto de Sagunto, los bomberos del Consorcio Provincial de Valencia atajaron un pequeño incendio de matorrales.

Alerta amarilla

Durante toda la mañana, el interior de las tres provincias de la Comunitat estuvo en alerta amarilla por las rachas fuertes de vientos, una situación de riesgo que también se extendió al litoral de Alicante y Castellón.

Las nevadas volvieron a invadir algunas de las carreteras del interior montañoso de Castellón. Según fuentes del Consorcio Provincial de Bomberos de esta provincia, se formaron placas de hielo y acumulación de nieve en varias carreteras de la zona de la Pobla de Benifassà, Fredes o Morella. Así, fue preciso activar de nuevo las quitanieves y tirar sal en vías como la CV-105, la CV-106 o la CV-109.

Como indicaron fuentes del Centro de Gestión de Tráfico de Valencia, las nevadas no fueron abundantes ni obligaron al uso de cadenas, pero sí a extremar la precaución y a moderar la velocidad en carreteras como la N-332 en Morella.

La ciudad de Valencia registró ayer la madrugada más fría en un 20 de marzo de los últimos 70 años. En el resto de la Comunitat también se produjeron ligeros descensos de las temperaturas mínimas. Y las heladas regresaron al interior de Castellón, donde además el viento incrementó la sensación de frío.

En la Pobla de Benifassà y Fredes pasaron una noche gélida a casi cinco grados bajo cero. También destacan los 3,6 grados negativos de Castellfort o los 3,4 de Vilafranca. El termómetro no sobrepasó los 16,5 grados que marcó Vinaròs. En Valencia, el mercurio se quedó al borde de los 15 grados, una máxima muy similar a la de Elche, Castellón o Torreblanca.

Más

Fotos

Vídeos