Fin de la crisis política en el gobierno francés

HACE

100

AÑOS

El 15 de septiembre de 1917 el diario LAS PROVINCIAS anunciaba la resolución de la crisis política que reinaba en el territorio francés. El fin de la problemática se produjo con la concesión del ministerio de «la Guerra» (haciendo referencia a la I Guerra Mundial) a Paul Painlevé, quien perteneció al grupo «ultra radical», según indicó el periódico.

El contexto de inestabilidad política se remonta a junio de 1914 cuando se produce la caída del gobierno de Gaston Doumergue y la entrada al poder de Aristide Briand. Tras tres años, vuelve al frente del país Doumergue. Durante este último gobierno, Alexandre Ribot tuvo un papel fundamental, ya que una de las ofensivas que él dirigió como ministro fracasó. Además, en este momento histórico se realizaron una serie de motines dentro del ejército nacional.

Cuando llegó septiembre de 1917, Ribot dimitió y le sucedió Paul Painlevé. Los franceses le acogieron con satisfacción porque consideraban primordial «su buena fe y su deseo muy sincero de conciliar la paz» dentro del territorio galo.

Según cuenta LAS PROVINCIAS, Painlevé aludió a la ausencia de los socialistas en el gabinete de guerra por la «negación» de ellos mismos a formar parte del Estado.

«Nos hallamos en unos tiempos en que indudablemente es más fácil derribar a un gobierno que formarlo; pero el país, en su buen sentido de siempre, ha de sentir en principio simpatías mucho más hondas por los que hacen los gobiernos que por aquellos que los deshacen», afirmó Painlevé.

Fotos

Vídeos