Les Corts rechaza la petición de Podemos de bajar la multa por consumir droga en un pub

Antonio Estañ y Antonio Montiel (ambos diputados de Podemos) en Les Corts. / jesús signes
Antonio Estañ y Antonio Montiel (ambos diputados de Podemos) en Les Corts. / jesús signes

La nueva ley de espectáculos públicos permite la entrada de menores de 16 años a conciertos con autorización paterna

D. G./AGENCIAS VALENCIA.

«El problema de la droga es muy grave y no se combate siendo laxos y conniventes». Así argumentó ayer Luis Santamaría, diputado del PP, la negativa de su grupo a la propuesta lanzada por Podemos de rebajar a leves las sanciones por «permitir o tolerar» el consumo de sustancias estupefacientes en los locales de ocio, una propuesta que también contó con la negativa del PSPV y que, finalmente, no se incluyó en la modificación de la Ley de Espectáculos Públicos, Actividades Recreativas y Establecimientos Públicos aprobada por el pleno de Les Corts.

Además, la enmienda que presentó la formación morada proponía que las sanciones a infracciones graves y muy graves, entre las que se encuentra «permitir o tolerar actividades o acciones penalmente ilícitas o ilegales, especialmente en relación con el consumo o tráfico de drogas», se redujeran. En la actualidad, las infracciones graves, entre las que figura la venta de alcohol o tabaco a menores, acarrea una sanción de entre 601 y 30.000 euros, pero pueden acumularse y elevarse hasta los 300.000 euros. Podemos quería eliminar la posibilidad de que se acumulasen estas multas. Además, la formación quiere que el tráfico de drogas sea una infracción grave y no muy grave como hasta ahora.

En esta línea, las infracciones muy graves incluyen conductas ilegales o ilícitas relacionadas con el consumo o el tráfico de drogas. Podemos pide, en este caso, que se elimine también la posible acumulación de sanciones y se quede únicamente de 30.001 a 60.000 euros. La ley actual, de 2010, prevé sanciones de hasta 600.000 euros de manera acumulada.

Por contra, la recién actualizada normativa sí ha incluido otras dos modificaciones que generaron ayer cierta polémica en el pleno de Les Corts. Por un lado, y siempre con la autorización de los padres o los tutores, la nueva ley permitirá el acceso a los menores de 16 años a salas de conciertos y espectáculos de música en directo, locales que deberán abandonar una vez termine la actuación. Los menores de 14 años deberán ir acompañados de su padre, madre o tutor legal.

Por otro lado, la remodelada norma incluye en la regulación la organización de estos eventos de ocio por parte de asociaciones y entidades sin ánimo de lucro. En este punto, Santamaría lamentó que generará «desigualdad entre unos y otros» ya que, en su opinión, apuesta por un «marco legal facilón para entidades sin ánimo de lucro y mucho más estricto para establecimientos que cuentan con licencia y cumplen con los requisitos de la normativa sectorial», que van a sufrir una «terrible competencia desleal».

Así, puso como ejemplo que asociaciones y entidades sin ánimo de lucro «podrán organizar conciertos con una declaración responsable y dar servicio de bar» y cuestionó que puedan hacer frente a los costes de insonorización (de entre 50.000 y 150.000 euros para un local de 100 metros cuadrados). «¿Por qué la asociación de amigos de cannabis del barrio del Carmen, si es que existe, va a poder organizar conciertos y la falla Serrano-Plaça dels Furs no?», se preguntó.

Por ello, aseguró que PSPV y Compromís «no gobiernan pensando en el interés general», sino que «utilizan las leyes para satisfacer las voluntades que les llevan a ocupar estos asientos».

Fotos

Vídeos