La UPV no contrató a la mujer embarazada para evitar riesgos

Concentración en apoyo a la mujer declarada no apta. / LP
Concentración en apoyo a la mujer declarada no apta. / LP

La Universidad actuó de acuerdo con informes médicos de cara a «la protección de la salud de la madre gestante y del bebé en camino»

TEO PEÑARROJA VALENCIA.

La Universitat Politècnica de València (UPV) asegura que no contrató a la mujer gestante como monitora para la 'Escola d'Estiu' «no por su embarazo, sino por el informe médico que la declara no apta para desempeñar las funciones de monitora», y que lo hizo «atendiendo al riesgo que la mujer y el bebé podían sufrir».

El viernes pasado, el juez condenó a la UPV por vulnerar el principio de igualdad al no contratar a una mujer por encontrarse en el quinto mes de su embarazo. La mujer fue declarada no apta como monitora de la escuela de verano. Ahora la institución debe indemnizar a la funcionaria interina con la cantidad que le hubiese correspondido por el trabajo en el mes de julio.

En un comunicado que la UPV hizo público ayer, la entidad señala que no se contrató a la mujer con el fin de «proteger tanto la salud de la madre gestante como del bebé en camino». Además, la universidad asegura que «a pesar de lo que puede desprenderse de la sentencia, no actuó de mala fe».

Por otra parte, el comunicado señala que la UPV «aplica políticas activas de igualdad y de conciliación familiar mediante el impulso, la coordinación y la evaluación de numerosas iniciativas». Además, la universidad insiste en que «ha contratado siempre y seguirá contratando a mujeres embarazadas» y en que velará para que «puedan desarrollar sus responsabilidades con todas las garantías y la máxima seguridad».

Además, la Universidad asegura que «al margen de situaciones puntuales», la gestión en los últimos cuatro años del Vicerrectorado de Responsabilidad Social y Cooperación arroja «un balance altamente positivo en el posicionamiento de la Universidad como agente de cambio social».

Fotos

Vídeos