Los contratistas temen el bloqueo de carreteras por el retraso de los Presupuestos

El acceso a Valencia por la V-21, a la altura de la Patacona. / jesús signes
El acceso a Valencia por la V-21, a la altura de la Patacona. / jesús signes

Proyectos como el tercer carril de la V-21 o la duplicación de la N-220 tienen condicionada su ejecución a la aprobación de las cuentas del Estado

ISABEL DOMINGO VALENCIA.

La Cámara de Contratistas de la Comunitat Valenciana (CCCV) alertó ayer del bloqueo que podrían sufrir algunos de los proyectos pendientes en carreteras si se mantiene la prórroga de los Presupuestos del Estado y no se aprueban las cuentas para 2018, ya que las anualidades actuales se prorrogarían o, en su caso, no contarían con inversión para su ejecución.

En esta última situación se encuentran, entre otros, el tercer carril de la V-21 entre Carraixet (Alboraya) y Valencia o los estudios informativos del túnel pasante y de la nueva plataforma de alta velocidad entre Valencia y Castellón. En los tres casos, las actuaciones se licitaron pero están pendientes de adjudicación. La V-21, por ejemplo, desde mediados de diciembre.

Según explicó el director-gerente de los contratistas, Manuel Miñés, «la situación es perjudicial para el sector y, especialmente, para la Comunitat, que vuelva a estar a la cola en cuestión de inversiones». De hecho, en 2017 sólo percibió el 5,25% (202,09 millones) de las licitaciones de obras pública realizadas por el Estado y el 6,07% (183,87 millones) de las correspondientes al Ministerio de Fomento.

«Solicitamos a los partidos políticos en el Congreso que defiendan los intereses valencianos frente a la obediencia debida e impuesta por los staff de los partidos», señaló Miñés. A su juicio, «habría que apoyar los Presupuestos de 2018 y, como contraprestación, afianzar las inversiones en la Comunitat y otras reivindicaciones como el corredor cantábrico-mediterráneo o las obras de la 'última milla' de la conexión ferroviaria de los puertos de Sagunto y Castellón».

En este sentido, el portavoz de los contratistas recordó que hay «una serie de importantes actuaciones cuya licitación y asignación presupuestaria inicial debería estar incluida ya en los próximos presupuestos para su puesta en ejecución». En este grupo entraría el nuevo Plan de Cercanías presentado por el ministro de Fomento, Íñigo de la Serna, con inversiones por valor de 1.436 millones para obras de infraestructura, mejora de estaciones y de servicios y compra de material rodante o, el canal de acceso del Parque Central (339 millones).

También el contrato programa para financiar el transporte público reclamado por la Generalitat (se perdió hace una década) y que podría significar para Valencia unos 30 o 40 millones anuales. «Siempre perdemos el tren por unas cosas u otras. Deberíamos hacer un esfuerzo que permitiese a la Comunitat poner en marcha las inversiones comprometidas», reiteró el portavoz de los contratistas.

Hay otros proyectos de carreteras que también se verían afectados por la prórroga de las cuentas estatales de 2017, como la duplicación de la N-220, ya que el ministerio anunció para 2018 la licitación del desdoblamiento de la carretera de acceso al aeropuerto de Manises. O las mejoras en la V-30, cuyo proyecto se encuentra actualmente en la tramitación de la declaración de impacto ambiental.

Fotos

Vídeos