Los contratistas reclaman a Fomento ampliar el by-pass tras el último choque

Un atasco en el by-pass. / manuel molines

Los empresarios piden celeridad en el proyecto, que se retomó en 2014 y del que todavía no se ha presentado el informe de alegaciones

Isabel Domingo
ISABEL DOMINGOValencia

La Cámara de Contratistas de la Comunitat Valenciana (CCCV) reclamó ayer al Ministerio de Fomento que desbloquee «con celeridad» las obras de ampliación del by-pass, pendientes de ejecutar desde 2009 aunque se anunció el proyecto en 2002. Es la petición que realizó el director-gerente de la entidad, Manuel Miñés, tras producirse el miércoles un nuevo atasco de 14 kilómetros por el vuelco de un camión a la altura de Paterna.

«Hay una necesidad imperiosa de la ampliación del by-pass debido a su alto índice de siniestralidad», señaló el portavoz de los empresarios de obra pública, que recordó que el proyecto de ampliación para el tramo central entre la CV-32 y la A-3, desglosado por fases para hacerlo viable, se retomó en 2014 con el periodo de alegaciones «y, desde entonces, nada». En este sentido, Miñés detalló que todavía no se conoce el informe de las alegaciones y tampoco se ha remitido el expediente al Ministerio de Medio Ambiente para la preceptiva declaración de impacto ambiental, trámite que podría llevarse a finales de año.

La obra del by-pass previsiblemente no podrá ser incluida en el plan extraordinario de carreteras anunciado por Mariano Rajoy e Íñigo de la Serna a mediados de julio, que se ejecutará con colaboración público-privada, dado que «administrativamente no está resuelta», puntualizó Miñés.

En este caso, la petición de la Cámara de Contratistas se centra en la ampliación a un tercer carril en ambos en sentidos entre Crevillent (enlace con la AP-7) y Orihuela, que necesitaría de una inversión de 85 millones y cuya proyecto de construcción se aprobó en abril del año pasado. Además, cuenta con una intensidad media diaria (IMD) de 45.215 vehículos, de los que casi el 16% son pesados, por lo que se ajustaría a la propuesta del Gobierno central de destinar 5.000 millones a vías de alta capacidad.

Descartada su inclusión en el plan extraordinario, cuyo detalle de carreteras seleccionadas se conocerá tras el verano, los contratistas insistieron en que, al igual que se ha hecho con actuaciones como el tercer carril de la V-21 entre el barranco del Carraixet y Valencia, la variante de Benissa o el acceso al aeropuerto de Alicante, se reactive la tramitación del by-pass para mejorar la seguridad vial y reducir los atascos. Según los datos facilitados por los contratistas, tiene una IMD de 96.604 vehículos, con puntas de hasta 120.000, y hasta un 29,5% de vehículos pesados.

Incluso apuntaron a que se ejecute su duplicación con el mecanismo de la colaboración público-privada, dado que la inversión prevista es de 288,54 millones, aunque distribuida en tres fases por subtramos de 101,8 millones, 142,4 y 44,3,

En este sentido, Manuel Miñés puso sobre la mesa el informe de Seopan sobre proyectos prioritarios de infraestructuras en España, donde se incluye la ejecución de la ampliación del by-pass y se destaca como uno de los proyectos con mayor tasa de retorno por el ahorro de tiempo que supondría para los usuarios. Así, por ejemplo, uno de los tramos del by-pass que se ampliarían -el comprendido entre la CV-32 (carretera de la Gombalda) con la CV-35- implicaría un ahorro de 13,53 millones anuales.

Fotos

Vídeos