Los contratistas denuncian un déficit de 270 millones en conservación de carreteras

La carretera N-220, pendiente de duplicación. / damián torres
La carretera N-220, pendiente de duplicación. / damián torres

Los empresarios piden a Fomento que la inversión en mantenimiento se incremente hasta los 66 millones anuales frente a los 35 actuales

ISABEL DOMINGO

valencia. La Cámara de Contratistas de la Comunitat Valenciana ha cifrado en 270 millones el déficit en conservación y mantenimiento que arrastran las carreteras valencianas debido a la falta de inversión del Ministerio de Fomento en esta partida en los últimos años.

Según los datos facilitados por esta organización, la Comunitat debería recibir cada año una partida de 66,71 millones para gastos destinados a este tipo de obras teniendo en cuenta las características de la red viaria valenciana, con una IMD (intensidad media diaria) de vehículos superior en un 15% a la media de la red nacional. Sin embargo, la dotación ronda los 35,49 millones.

«Es la conclusión que sacamos tras analizar la evolución de la licitación en la Comunitat entre los años 2009 y 2017, periodo en el que se han sacado a concurso actuaciones por valor de 354,95 millones», explicó el director-gerente de la Cámara, Manuel Miñés. En total, 120 obras de mantenimiento entre las asignaciones que se reparten en las distintas bases de conservación (once actualmente en la Comunitat, tras la fusión de dos) y en campañas puntuales que realizan cada año.

La Comunitat recibe al año 22.508 euros por kilómetro de carretera, según la Cámara de ContratistasMiñés detalla que se necesitarán 13 millones más si el Estado asume el trazado de la AP-7

A su juicio, «se nos castiga con una menor dotación de inversión en conservación de carreteras por parte de Fomento», ya que se destinan 22.508 euros por kilómetro cada año frente a los 42.306 euros por kilómetro y año que corresponderían a la Comunitat, según la reivindicación de los contratistas.

La mitad, de calzada simple

En este sentido, recuerdan que la red estatal en la Comunitat representa el 6,62% nacional (sin contar las autopistas de peaje) y que la partida media total que el ministerio destina a conservación en toda España es de 876,37 millones cada ejercicio. E insisten en que la IMD es superior a la media nacional, por lo que «es evidente que los gastos de mantenimiento en reposición de paquetes de firmes, señalización horizontal, medidas de contención y protección, etcétera, han ser de mayores a las actuales».

A su juicio, las ratios son «muy desfavorables» y recuerdan que de los 1.577 kilómetros de carreteras estatales en la Comunitat el 52,5% sólo tienen un carril por calzada (como sucede en la N-332 que atraviesa once poblaciones costeras), no cuentan con mediana ni arcenes, frente al 7,8% que son multicarril. Cifras a las que hay que sumar el 39,7% de kilómetros que corresponden a autovías y autopistas libres.

Por ello, Miñés insistió en reclamar al departamento que dirige Íñigo de la Serna «un esfuerzo» en los presupuestos destinados a mantenimiento y conservación de carreteras debido a la «incidencia sobre la siniestralidad». «La carretera está abierta las 24 horas del día y los 365 días del año, por ello debe ser capaz, segura y cómoda para el automovilista», añadió.

Los empresarios de obra pública también mostraron su preocupación por la liberalización de la AP-7 cuando acabe la concesión en 2019. «Si finalmente se revierte al Estado y fuera libre de peaje, la partida de conservación debería aumentar en otros 13,5 millones, ya que se asumen los 367 kilómetros de la autopista», apuntó Miñés.

Fotos

Vídeos