El Consistorio perseguirá la morosidad en tributos de los no residentes en Valencia

Prevé incorporar a 120 personas a la plantilla municipal y mejora la clasificación laboral de los escoltas asignados al alcalde

P. M. VALENCIA.

La gestión del cobro de tributos contará con una novedad el próximo año. El concejal de Hacienda, Ramón Vilar, adelantó que se firmará otro convenio con la Generalitat para el cobro de deudas en impuestos a morosos que no estén empadronados en Valencia ni tengan cuentas corrientes en sucursales de la ciudad.

El modelo es similar al acuerdo logrado para el cobro de multas de tráfico, ya en marcha con el envío de las primeras notificaciones. No en vano, este año se ha previsto recaudar 6,5 millones de euros y el próximo ejercicio serán nueve millones de euros.

Vilar citó como ejemplo una deuda de 30.000 euros en el Impuesto de Bienes Inmuebles. «Si el bien afectado vale 300.000 euros entonces no se puede embargar porque es un acto que siempre debe ser proporcional». De ahí la utilidad de poder hacerlo con las cuentas corriente, lo que se hace con las multas de tráfico. El Consistorio ha adjudicado la asistencia técnica para el cobro del Impuesto de Construcciones, mientras que en 2018 hará lo mismo con el IAE.

El gobierno municipal entregó también a los sindicatos la propuesta de ampliación de plantilla para el próximo ejercicio. El concejal de Personal, Sergi Campillo, comentó que el incremento en el gasto por nóminas aumentará en 20 millones para llegar a 269 millones, con lo que se consolidarán categorías, promociones internas y en diciembre de 2018 la estimación es que se hayan incorporado 120 personas más a la plantilla.

La relación es larga aunque destacan incorporaciones para el refugio municipal de perros y gatos, así como 33 plazas en escuelas infantiles. La clasificación laboral de los escoltas asignados a la alcaldía también cambiará con puestos de trabajo específicos.

Fotos

Vídeos