La conselleria de Educación cierra la puerta a repetir la matriculación tras suspenderse el plurilingüismo

Carteles de la manifestación contra el decreto organizada en marzo en Valencia. / jesús signes

Las instrucciones de inicio de curso no contemplan alternativas y no se prevén nuevas indicaciones pese a la reclamación de algunas asociaciones de padres

Joaquín Batista
JOAQUÍN BATISTAValencia

El borrador de las instrucciones de inicio de curso, que ayer se negoció con los sindicatos docentes, no recoge ninguna alternativa para que las familias que quieran puedan solicitar un cambio de colegio. Se trata de una reclamación que plantearon varias de las organizaciones de padres críticas con el nuevo modelo lingüístico, al considerar que la última admisión se inició con unos programas que pueden acabar anulados tras la suspensión cautelar del decreto. Por lo tanto, defendieron que se pudo condicionar su elección al optar por una escuela de un perfil diferente al que querían porque el nivel que aplicaba (Básico, Intermedio o Avanzado) no encajaba con sus preferencias.

Que la conselleria haya cerrado la puerta a permitir cambios de manera extraordinaria entra dentro de lo lógico. Al fin y al cabo, las citadas instrucciones deslizan que no habrá variación en los proyectos lingüísticos pese a la medida judicial, pues dejan claro que los centros tendrán que aplicar los que tienen autorizados, y estos son los que se adaptaron al decreto durante el mes de marzo, antes de la suspensión. Sin olvidar que el conseller Vicent Marzà ya defendió que el informe de la Abogacía de la Generalitat no se refirió a la necesidad de variar el procedimiento de admisión. Además, desde el departamento no se prevé remitir ninguna instrucción adicional relacionada con la cautelar.

Sin embargo, las organizaciones críticas consideran que no se hace una interpretación correcta de la suspensión al mantener los proyectos, por lo que se confía en que los demandantes (Diputación de Alicante, sindicato USO y Defensa del Castellano) reclamen ante el tribunal una ejecución del auto que también afecte a los mismos, volviendo al sistema anterior mientras se resuelven los recursos. Y en caso de sentencia favorable, se argumenta, los padres que eligieron una opción distinta a la preferente deberían poder rectificar su admisión.

Desde la Federación Católica de Asociaciones de Padres, Fcapa, se pidieron hace una semana a la conselleria instrucciones concretas sobre cómo se atenderían las demandas de las familias que quisieran cambiar de centro. Su presidente Vicente Morro explicaba ayer que no han recibido respuesta y que aunque desconocen el borrador de las instrucciones, consideran que, en base a lo publicado por los medios, «se están buscando atajos para aplicar el modelo, lo que repercute en aquellas familias que eligieron en función de criterios lingüísticos».

Desde la Confederación Covapa, su máximo responsable Ramón López consideró que la situación derivada de las instrucciones «puede causar conflictos en los centros» y recordó que han iniciado una campaña para que los padres pregunten por escrito qué programa lingüístico aplicarán. «No buscamos intimidar a los directores, pues cualquier acción que adoptemos, si consideramos que no se cumple el auto, se dirigirá a la administración, la última responsable», defendió.

A su juicio, para evitar problemas debería volverse al modelo de 2012 de manera transitoria. «No porque nos guste más, sino porque era el que existía antes. Lo que pedimos al Consell es que se mantenga hasta que en Les Corts se alcance un pacto con mayoría de dos tercios que derive en una ley valenciana donde quede claro el uso del castellano y el valenciano, la riqueza que suponen, y que permita la elección de la lengua vehicular», añadió.

Fotos

Vídeos