El Consell tarda dos años y medio en avanzar en la mejora de la financiación universitaria

Mora conversa con Climent, rector de la UJI. Detrás, Palomar (UA), Morcillo (UV) y Pastor (UMH). / j. signes
Mora conversa con Climent, rector de la UJI. Detrás, Palomar (UA), Morcillo (UV) y Pastor (UMH). / j. signes

Instituciones académicas y Generalitat crean una comisión mixta que aspira a tener esbozado un nuevo plan antes de que termine el año

J. BATISTA

valencia. El Consell del Botánico ha tardado más de dos años y medio en poner la primera piedra para construir un nuevo modelo de financiación para las universidades públicas valencianas.

El paso se dio el fin de semana durante un foro celebrado en Morella en el que participaron los rectores, expertos y representantes del Gobierno Valenciano. Consiste en crear una comisión mixta entre la administración y las instituciones para elaborar un nuevo plan plurianual que dé suficiencia financiera, además de para acordar los criterios que regirán el reparto de los fondos entre los cinco centros. Aunque pueda sonar a poco, implica algo más de concreción tras años de declaraciones y reuniones técnicas que más bien se han centrado en los presupuestos autonómicos anuales.

«El foro de Morella hay que tomarlo como un punto de partida», admitió el rector de la Universitat Politècnica, Francisco Mora, que ayer asumió la presidencia rotatoria de la Conferencia de Rectores de las Universidades Públicas Valencianas (Crupv). El tono no fue especialmente reivindicativo, aunque sí se lanzó algún mensaje hacia una administración que se ha volcado especialmente con la enseñanza educación no universitaria.

«Creo que existe voluntad de trabajar en este plan, y este gobierno quiere dejar impronta en las universidades, pero la autenticidad pasa por que los hechos acompañen a los discursos, y por ahora los discursos han pasado por mostrar un apoyo claro a la universidad», dijo Mora antes de dejar claro que a los rectores les habría gustado que se hubiera empezado a trabajar antes.

El escenario recuerda a tiempos pasados. El plan plurianual de financiación 2010-2017 también se gestó en una comisión mixta que fijó una financiación básica, en función del tamaño de los centros, e incluyó variables por objetivos. El resultado es conocido: la crisis impidió su aplicación, y de hecho, desde entonces los fondos autonómicos han ido descendiendo hasta llegar a mínimos históricos, pasando de 810 millones en 2010 a los 670 actuales.

La recuperación de estos 140 millones en los próximos años -cinco dijo Mora- será una de las principales reivindicaciones de la Crupv. «Más trabajo de eficiencia no podemos hacer, la financiación actual ya no da para más», señaló tras recordar que pese al recorte las universidades han asumido gastos sobrevenidos como subidas salariales decretadas por el Gobierno o aumentos derivados de complementos docentes que se van consolidando.

«Sabemos que el incremento para volver a niveles de 2010 no puede hacerse en un año, pero sí a través de varios vía presupuestos», añadió. «Si no se incrementa la financiación no tiene sentido que trabajemos en un plan, sería repartirnos los recortes de los últimos ejercicios», sentenció tras recordar que las universidades «han perdido una década».

Los 140 millones es el mínimo que se fijan los rectores, más allá de que el nuevo plan pueda incluir aumentos adicionales, por ejemplo si se consigue otro modelo de financiación autonómica. También reivindicarán el pago de la deuda histórica contraída entre 2004 y 2008, de la que se ha liquidado la mitad. Respecto a los plazos de trabajo de la comisión, en Morella se les transmitió que la intención es que los primeros resultados puedan conocerse antes de que termine el año. Los rectores también piden al Consell más flexibilidad normativa, por ejemplo creando figuras docentes para cubrir sustituciones o para facilitar la atracción del talento, y un esfuerzo adicional en el presupuesto de las becas salario.

Durante el acto Esteban Morcillo fue preguntado por si consideraba que la huelga de asociados busca perjudicar a algún candidato, pero evitó cualquier valoración y remitió a los comunicados de los convocantes. También pidió que se contextualizaran los datos que se dan sobre sus salarios, los 5 euros por hora, en el sentido de que en ese cálculo se computa también el tiempo de preparación de clases. De hecho, fuentes universitarias explicaron que el salario es de 20 euros por hora.

Fotos

Vídeos