El Consell retirará la patria potestad a padres maltratadores

La futura Ley de la Infancia prevé un proceso de urgencia para declarar el desamparo de menores víctimas de violencia familiar

D. G./EP VALENCIA.

La consellera de Igualdad y Políticas Inclusivas, Mónica Oltra, sigue desgranando la futura Ley de la Generalitat de Infancia y Adolescencia para anunciar las medidas que adoptará la Administración autonómica para proteger a los menores en casos de violencia familiar. En concreto, ayer anunció que, en caso de maltrato, se retirará la patria potestad al progenitor y se prohibirán las comunicaciones con el menor en caso de riesgo.

Así, según figura en el artículo 11 de la citada norma, en su apartado tercer, la Generalitat «podrá declarar el desamparo de la víctima, mediante procedimiento de urgencia si fuese necesario, acordando la suspensión de la patria potestad o de la tutela exclusivamente respecto de la persona maltratadora y no de sus restantes titulares». Asimismo, añade que «declarado el desamparo, la entidad pública garantizará que la persona protegida reciba la atención psicosocial que precise, aún con la oposición expresa de la persona titular de la patria potestad o de la tutela que tenga suspendido su ejercicio».

La vicepresidenta realizó este anuncio después de que miembros del Gobierno autonómico y los principales partidos políticos de la Comunitat guardaran ayer tres minutos de silencio para condenar el asesinato de la niña de dos años en Alzira por parte de su padre, mostrar la unidad de la sociedad contra la violencia machista y lanzar un mensaje de advertencia: «Que sepan los agresores que estamos en guerra con ellos».

A la concentración a las puertas del Palau de la Generalitat se sumó el Consell en bloque, incluido el president, Ximo Puig, y representantes del resto de partidos políticos. Todos coincidieron en mostrar su rechazo por la muerte de la pequeña, porque, como lamentó Oltra, «no hay manera más sádica y perversa para hacer daño a una mujer que matar a su hija».

En esta ocasión, una semana después de la muerte de una mujer por su expareja en Elda en la puerta de un colegio, los representantes públicos valencianos se concentraron «por el asesinato de Maia, de dos años, hija de Victorita, de 28». «Una vez más, para mostrar el rechazo absoluto y la condena a los asesinos de mujeres y niñas», apuntó Oltra. También, de nuevo, «conmovidos por el dolor, pero luchando en pie contra este asesinato que ha demostrado que es violencia de género para hacer mal a Victorita», enfatizó.

Para evitar que se repitan casos similares en el futuro, la vicepresidenta reclama una sociedad «libre, democrática, segura y en paz para las mujeres y los niños», algo que, recordó, que persiguen el Pacto Valenciano contra la Violencia de Género y Machista y la Ley de Infancia y Adolescencia: «Los pequeños tienen derecho a vivir en una casa sin violencia». «Que sepan los agresores que estamos en guerra con ellos y que sepan las mujeres de este país que estamos con ellas, con sus familias y con toda la gente que las quiere», manifestó, para insistir en que el Consell volcará «todos los esfuerzos» en el Pacto y volver a lamentar que «una sociedad que mata a las mujeres es una sociedad enferma».

Más

Fotos

Vídeos