Los concertados temen nuevos trasvases de alumnos hacia colegios públicos

Asistentes a la última manifestación organizada en defensa de la libertad de elección. / manuel molines
Asistentes a la última manifestación organizada en defensa de la libertad de elección. / manuel molines

Escuelas Católicas reclama que se concreten los datos del anunciado plan de construcción de centros y asegura que no le cuadran las cifras

J. BATISTA VALENCIA.

La secretaria autonómica de Escuelas Católicas de la Comunitat, Vicenta Rodríguez, solicitó ayer a la Generalitat conocer cuáles son los 200 centros públicos de nueva construcción que conforman el plan Edificant, incluida su ubicación, tras asegurar que no le cuadran las cifras facilitadas. La patronal más grande de colegios concertados incluso teme que con este proyecto, dotado con 700 millones, no sólo se busque una renovación de las infraestructuras, sino también restar presencia a la red concertada. Es decir, que en un futuro próximo haya mayor oferta pública -y atractiva, en centros nuevos o reformados- y la administración considere prescindibles un buen número de conciertos que actualmente cubren necesidades de escolarización.

Rodríguez fue clara en este sentido. En un comunicado defendió que el Consell «debe garantizar la libertad de elección de centros, no sólo de los públicos sino también de los concertados, por lo que esperamos que la creación de nuevas infraestructuras no sea una maniobra a medio plazo para trasvasar alumnos de la enseñanza concertada a la pública». No sería la primera vez que se produce esta situación, pues en los dos cursos planificados por el Gobierno del Botánico la red ha perdido alumnado en casi todas las etapas, incluyendo las no afectadas por la bajada de la natalidad. El último ejemplo es Bachillerato, donde se han eliminado 27 unidades que se duplicarán al acabar este ejercicio.

En la última junta directiva de Escuelas Católicas se trató el programa, que también prevé la rehabilitación de otras 500 escuelas con la colaboración de los ayuntamientos. «No sabemos si los centros son de nueva creación, reposiciones, si están contemplados todos en la planificación autonómica o cada ayuntamiento puede pedir según quiera, porque no nos salen los números que se anuncian. El programa se ha presentado a las entidades locales pero no se ha explicado a la comunidad educativa», dijo Rodríguez.

La patronal exige al Consell que también garantice la libertad de elección en los concertados

«Si la natalidad sigue descendiendo y la oferta de plazas está cubierta en todos los municipios, ¿para qué se van a crear nuevos centros públicos?», se preguntó. «No nos salen los números, por eso pedimos a la Generalitat prudencia y explicaciones, porque el dinero en educación debe repartirse de forma equitativa y necesaria». Se refería a que el primer plan, el de enero de 2016, preveía 124 grandes actuaciones concretas, entre nuevas construcciones, rehabilitaciones y ampliaciones, más otras 116 específicamente para retirar aulas prefabricadas. Ahora se habla de un total de 700.

«Las cifras han cambiado sin previo aviso, se han incrementado sin consultarlo a nadie, por lo que exigimos una revisión completa y detallada del mapa con todos los agentes implicados, incluido los centros de enseñanza concertada», añadió.

La secretaria autonómica recordó por último que la Lode señala que la programación de puestos escolares se debe de realizar con todos los sectores afectados -«un derecho del que, por el momento, se nos ha privado»-, por lo que pidió que se abra una vía de diálogo para una planificación de futuro consensuada.

Más

Fotos

Vídeos