«A la concertada acude muchísima gente trabajadora y de clase media»

Mariano Vivancos. / damián torres
Mariano Vivancos. / damián torres

Mariano Vivancos Comes, director gerente de Feceval, se revuelve contra los «clichés» que se atribuyen a la red y pide el mismo trato que a la enseñanza pública

J. BATISTAVALENCIA.

Mariano Vivancos inicia una nueva etapa en la Federación de Centros de Enseñanza de Valencia (Feceval). Entre sus objetivos está renovar los programas de formación -«la educación es probablemente el ámbito donde menos se ha notado el cambio tecnológico»- y ampliar el alcance de esta patronal concertada, sin olvidar la defensa de la libertad de enseñanza, el fomento de la colaboración público-privada o la interlocución fluida con la administración junto al presidente, José Manuel Boquet.

También se van a impulsar encuentros sectoriales con sus escuelas para trabajar nuevas estrategias y recoger sus necesidades. Empiezan con Infantil, un sector crítico por la cantidad de centros federados y por los problemas derivados de la baja natalidad, los impagos y la competencia «desleal» del plan de fomento de aulas públicas: «El debate ideológico interfiere en un modelo que no estaba cuestionado».

-¿Qué aportaciones han hecho a la normativa que se prepara para regular el pago del concierto?

-Hemos planteado una batería de medidas que permitirían una mejora sustancial, como evitar los retrasos de indemnizaciones que adelantan los centros por cierre unidades, sobre la cobertura de puestos de concesión anual o en relación a las sustituciones. Sobre todo no queremos que se dé traslado a la concertada de algunos temas que correspondería sufragar a la Generalitat.

-¿Es utópico pedir al Consell que suba las cuantías del concierto?

-La última actualización es del 2009, por lo que sería de justicia. Estamos dispuestos a discutir con la conselleria cuál es el coste real de una plaza en la educación concertada, con luz y taquígrafos. Y es que cuesta un 40% menos que en la pública. Hay que dotar a los centros de la financiación necesaria en base al coste real para que las enseñanzas se impartan con las exigidas garantías de gratuidad y calidad. Desde 2009 han cambiado muchas cosas, como los equipamientos de nuevas tecnologías. Y deberían contemplarse.

-¿Cómo valora el proyecto de ley de plurilingüismo?

-Nos gustaría que algunas cuestiones se mantengan, como que el titular tenga la última palabra sobre el modelo lingüístico del centro. Cierto es que se eliminan aspectos inconstitucionales, como ha dicho la justicia, y vemos con agrado que el sistema vuelva sobre las bases previas, con unos mínimos garantizados para castellano y valenciano y una horquilla para el inglés. También queremos que en todos los programas derivados de su aplicación se nos sitúe a la red concertada en pie de igualdad con la pública. No tiene sentido que estemos incluidos en la enseñanza plurilingüe y que luego los programas complementarios sólo se financien para los centros públicos, como ha pasado con los auxiliares de inglés.

-¿Hay un perfil típico que defina a un colegio concertado?

-Hay muchos clichés. Se intentan dibujar realidades ficticias, como que es una enseñanza de élite donde se escoge a alumnos, o se vende que segregan en relación a la diferenciación de sexos. La realidad es distinta. Acude muchísima gente trabajadora y de clase media, familias que hacen muchos esfuerzos por costear esta educación, que es gratuita aunque muchos servicios complementarios no. No sólo garantiza una opción de libertad, permite una educación de alta calidad, algo que se evidencia en la demanda social. Y hay muchos centros con gran labor social. Se ha visto en la renovación de conciertos, con criterios de preferencia que lo avalaban.

-¿Cómo valoran los últimos autos judiciales sobre las denuncias de irregularidades en la federación?

-La justicia se ha pronunciado de nuevo con el sobreseimiento. Sorprende que desde el gobierno se actúe como si estuvieran en la oposición. La denuncia partió de una diputada que estaba en la oposición y podía desconocer qué pasaba, pero desde el gobierno han tenido acceso a toda la información.

-¿Les preocupa el nuevo plan de construcción de colegios públicos?

-Nos gustaría saber cuáles son nuevas construcciones por ver qué impacto podrían tener en zonas con oferta consolidada de educación privada y concertada. Le pedimos a la administración que nos tenga en cuenta a la hora de hacer la planificación escolar para atender las necesidades reales que existen.

Fotos

Vídeos