La Comunitat, a la cabeza en número de agentes heridos en acto de servicio

Un guardia civil, de patrulla en Valencia. / d. torres
Un guardia civil, de patrulla en Valencia. / d. torres

Más de dos mil guardias civiles se dan de baja en ocho años, una cifra sólo mayor en Andalucía, con Valencia como provincia más golpeada

ARTURO CHECA VALENCIA.

La peligrosidad de los integrantes de las Fuerzas de Seguridad en la Comunitat Valenciana es mayor que en otras autonomías de la Comunitat. No es una denuncia de los sindicatos ni un sentir de los agentes. Lo demuestran las propias cifras que posee el Ministerio del Interior, como atestigua una respuesta efectuada hace unos días por el Gobierno en el Senado. Un total de 2.169 guardias civiles se han dado de baja al sufrir heridas o lesiones relacionadas con actos de servicio en Valencia, Alicante y Castellón en los últimos ocho años, de 2010 a 2017, según cifras de la Dirección General de la Guardia Civil.

Sobre la Policía Nacional, la estadística de la División de Personal aportada al Senado recoge sólo indicativos estatales. El año pasado fueron 2.630 los expedientes por lesiones de policías nacionales abiertos en toda España. Fuentes policiales cifraron en aproximadamente un 10% la cantidad de casos situados en la Comunitat (alrededor de 200), pero el informe oficial de Interior sólo habla de todo el estado. Casi una de cada tres de estas bajas se deben a agresiones sufridas en acto de servicio, con otro tercio aproximadamente repartido entre lesiones como consecuencia de accidentes de tráfico o percances 'in itinere', lo que se conoce como el traslado de un profesional de casa al trabajo, y viceversa.

Preocupantes conclusiones

La radiografía autonómica que trazan los datos ofrecidos por el Ministerio del Interior sobre la Benemérita (desvelados tras una pregunta de la senadora andaluza de Podemos Maribel Mora) sí permite trazar un examen con preocupantes conclusiones para la Comunitat. Entre 2010 y 2017, los 2.169 integrantes de la Guardia Civil lesionados en la Comunitat convierten la región en una de las más inseguras de España para las Fuerzas de Seguridad. De hecho, la cifra sólo es mayor en Andalucía, con algo más de 4.000 bajas entre los agentes, y por encima de las 1.896 de Madrid, las 1.580 de Castilla y León, las 1.179 de Castilla-La Mancha o las 1.054 de Cataluña.

Y Valencia aparece como la provincia especialmente más golpeada. En esos ocho años han sido 953 las bajas ligadas a actos de servicio en la Benemérita, una cifra sólo superada por Madrid y a la que luego apenas se acercan Sevilla (863 bajas) y Almería (784). Las agresiones tienen mucho que ver en todo esto. Ya lo adviritió el año pasado la Asociación Unificada de Guardias Civiles, al revelar «el preocupante aumento de bajas». Según la AUGC, «una de las principales causas son las agresiones o atentados a los agentes».

Cifra triplicada

Según los datos revelados entonces por el sindicato, en el primer trimestre de 2017 se produjeron 44 agresiones a guardias civiles en Valencia. En 2015 fueron 91 y 106 en 2016, años en los que se contabilizaron en global 149 bajas y 121, respectivamente, tal y como revelan los datos expuestos por el Gobierno en el Senado, lo que demuestra la enorme influencia que las agresiones tienen en el total de bajas reflejado en la estadística del Ministerio del Interior.

Si se compara la evolución de las bajas a lo largo de los años, se comprueba también cómo esta va progresivamente en aumento. Cogiendo Valencia como botón de muestra, los datos de la Dirección General de la Guardia Civil indicaban 54 casos en 2010, que acaban triplicándose hasta llegar a 150 en 2017.

Respecto a las cifras de la Policía Nacional, la notable presencia de las agresiones y de los accidentes de tráfico son sólo dos de las causas de las bajas de los agentes. De los 2.630 agentes que dejaron de estar operativos como consecuencias de lesiones, 137 lo hicieron al sufrir caídas. La estadística recoge también dos bajas relacionadas con percances con armas de fuego y otros dos casos a causa de infartos. El 'terrorismo' también es una causa de bajas, aunque esta ceñida a tres lesionados en 2016 y dos más en 2012. Aunque no se especifica la naturaleza de ese terrorismo, todo hace indicar que se trata de policías heridos en operaciones contra el yihadismo, pues ETA puso fin a su actividad ya en 2011.

Más

Fotos

Vídeos