Las comunidades islámica y árabe de la Comunitat condenan la barbarie terrorista

Decenas de musulmanes rezan en la mezquita de Valencia. Imagen de archivo./Jesús Montañana
Decenas de musulmanes rezan en la mezquita de Valencia. Imagen de archivo. / Jesús Montañana

Han agradecido que los medios de comunicación «alejen cualquier colectivo y religión de estas barbaridades»

EFE

Las comunidades islámica y árabe de la Comunitat Valenciana han condenado el "acto criminal" de Barcelona y rechazado la "barbarie" que ha teñido de sangre "una calle de cultura, paz y flores", además de agradecer el "sentido común" de España para distinguir a terroristas de sus colectivos y religiones.

Miembros de la Comisión Islámica de España (CIE) y la Unión de Comunidades Islámicas de la Comunitat Valenciana y de las comunidades hispano-siria y árabe han participado hoy en el minuto de silencio convocado por la Delegación de Gobierno en la Comunitat Valenciana en rechazo por los atentados de Cataluña y que ha presidido el subdelegado en Valencia, José Vicente Herrera.

El presidente de la Unión de Comunidades Islámicas de la Comunitat Valenciana y miembro de la junta directiva de la CIE, Ihab Fahmy, ha deseado que fuera "la última vez" que condenan un "acto criminal" como el perpetrado ayer en Barcelona porque confía que "con el trabajo de todos, no vaya a haber más".

"Estamos hablando de niños, de un sitio turístico, de una calle de cultura, flores y paz y ellos la cambian y modifican y la tiñen con sangre. Es lo más horroroso que se puede ver en cualquier ciudad del mundo y en Barcelona mucho más", ha afirmado y ha sentenciado: "Hoy todos somos Barcelona".

Ha agradecido que los medios de comunicación "alejen cualquier colectivo y religión de estas barbaridades" y ha afirmado que "estos desalmados, criminales y terroristas" ponen el yihad, el Islam o cualquier religión "en medio" y esto "por desgracia afecta a todos".

Sobre si estos atentados generan miedo en sus comunidades por una posible islamofobia, ha valorado que España "es un país que tiene sentido común muy elevado, un Estado de derecho", que "ha ganado a muchísimos países" en legislación de derechos religiosos y "esto cala en cualquier español".

"Saben perfectamente quién es el bueno y quién es el malo. Saben que el malo es como un virus y tenemos que combatirlo todos. Es como una epidemia, que podemos marginarla y contagiar lo menos posible", ha apuntado y ha defendido el trabajo "vital" de los medios para "que no se crean la voz del terrorismo que nos aplasta a todos".

Fahmy ha lamentado que los autores sean menores y jóvenes "criados en el odio" y ha pedido "entre todos sacarlos de este pozo que no tiene salida, más que el rechazo y que gane el sentido común".

Para Saib Muti, un ciudadano árabe que lleva 50 años en España y fue presidente de la Comunidad árabe, los autores de estos atentados son "terroristas baratos, mercenarios baratos" y "no son yihadistas ni islamistas; hay que separarlo".

"La comunidad árabe rechaza completamente estos actos", ha sentenciado, a la par que ha reclamado que se analice quiénes les apoyan porque "un chaval de 18 años no tiene tanto poder para organizar un acto terrorista tan malo".

Según Muti, "ningún árabe ni ningún musulmán quiere actos de estos" porque son gente pacífica, "no terroristas", como demuestra su legado cultural en España durante 700 años, y ha asegurado que con estos actos, les "ofenden ante el Islam, no con el Islam, que es paz, seguridad y felicidad".

Ha afirmado que les "molesta" oír hablar de yihadistas, islamistas y terroristas por igual y ha insistido en "no comparar", además de defender que los autores de estos actos "bárbaros" son "terroristas puros", venido en muchos casos de Europa o repúblicas musulmanas rusas y que ni siquiera hablan árabe.

Para Muti, este terrorismo es "un monstruo para el mundo entero" y "ningún ser humano" puede aprobarlo y ha asegurado que, aunque a su edad (69) ya no tiene miedo, sí que repercute en su comunidad.

"Estamos con España, somos españoles y nos hace mucho daño. Menos mal que el pueblo español es demócrata y culto y a la hora de juzgar, juzga bien, pero tenemos miedo", ha concluido.

A pocos metros de la Delegación de Gobierno, decenas de personas se han reunido a las puertas de unos grandes almacenes de la ciudad, donde igualmente, a mediodía han guardado un minuto de silencio, que han cerrado con una gran ovación en señal de solidaridad con las víctimas de los atentados.

Fotos

Vídeos