Comida en pasillos del Clínico por falta de mesa en las salas habilitadas para ingreso

Mesas con bandejas de comida en el pasillo de una planta de hsopitalización. / LP
Mesas con bandejas de comida en el pasillo de una planta de hsopitalización. / LP

Una decena de pacientes esperaban cama para ingresar en Urgencias del centro Blasco Ibáñez y en el Doctor Peset

R. V. VALENCIA.

La elevada presión asistencial que soporta el Hospital Clínico y que llevó a habilitar salas de espera de las plantas de hospitalización como espacio para ingreso ha mostrado un nuevo perfil. El sindicato CSIF denunció ayer que dada la ausencia de mesas para comer en algunas de las camas habilitadas en las mencionadas salas, se ha visto que «familiares y pacientes comen en mesas que hay en los pasillos».

Manuel Rodríguez, representante de esta formación sindical lamentó la situación al tiempo que aseguró que las salas de estar siguen acogiendo a pacientes. Así, apuntó que a última hora de la mañana en la sala de estar convertida en habitación en la planta de cirugía había dos pacientes ingresados, tres en la de traumatología, cuatro en digestivo y tres en medicina interna.

Rodríguez añadió a estos datos, que en la unidad de Urgencias había «siete pacientes a la espera de ingresar, además de dos boxes compartidos y cinco enfermos pendientes de ingresar en un pasillo del área de función administrativa». Desde la dirección del centro sanitario señalaron a primera hora de la tarde que en ese momento había «10 personas en observación» pendientes de ingresar, pero ya se estaban «gestionando las altas y asignando camas para ir subiendo a las salas».

Rodríguez al referir las causas que influyen en la presión asistencial señaló que una es el elevado número de pacientes que atiende el departamento. Para afrontarlo apostó por «la modificación del mapa sanitario» a fin de una distribución «más equitativa de servicios».

También el Doctor Peset registró elevada actividad en Urgencias. La dirección del centro sanitario explicó que a primera hora de ayer había 10 pacientes pendientes de cama, si bien durante la mañana la situación se pudo solucionar a medida que se dieron altas. A última hora de la mañana no había espera para hospitalizar y disponían «aún de camas libres para futuros ingresos».

Fotos

Vídeos