Colegios valencianos en situación límite

El Consell ha anunciado un nuevo plan para edificiar más de 200 colegios e institutos y reformar otros 500 centros. Pero esto ya les suena a miles de familias y cientos de escuelas: en enero de 2016 también se anunciaron 240 actuaciones importantes, de las que sólo se han realizado 34. Estos son diez de los colegios que siguen a la espera de las prometidas intervenciones

Joaquín Batista
JOAQUÍN BATISTAValencia
Regina Violant (Almassora). Doce años entre barracones Estado en que quedó la obra del nuevo centro tras ser paralizado./LP
1

Regina Violant (Almassora). Doce años entre barracones

En el Regina Violant llevan doce cursos en aulas provisionales, y las obras del nuevo centro están paralizadas desde hace meses. Desde el Ampa, que ha acentuado las movilizaciones este curso, explican los problemas habituales de un colegio de estas características: no hay aulas polivalentes, de música o gimnasio, los baños son compartidos y cuando llueve, como ha pasado esta semana, aparecen las filtraciones de agua, incluso a través de la instalación eléctrica. El Ampa clama por una salida para las obras, que van camino de judicializarse, pues la empresa paró y reclamó más dinero del fijado en la adjudicación y la conselleria no acepta las exigencias al considerarlas técnicamente injustificadas.

Ceip Amanecer (Torrevieja). «Se ponen parches, pero el agua acaba entrando»Goteras en las aulas prefabricadas del CEIP Amanecer. Cubos llenos tras un aguacero./LP
2

Ceip Amanecer (Torrevieja). «Se ponen parches, pero el agua acaba entrando»

Los paralelismos con el Regina Violant son muchos, aunque desde el Ampa ponen énfasis en que cuando la lluvia es fuerte el agua se les filtra «por muchos parches que nos pongan». «Esos días los chats del colegio no paran, el miedo es total», explican. La última promesa de la conselleria es que el colegio estará construido en el 2019-2020 -la primera hablaba de empezar en 2017- aunque desconfían de que la parcela que va a ceder el Ayuntamiento -distinta a la propuesta por los gestores anteriores- vaya a ser aceptada al presentar problemas técnicos. Los alumnos iban a estar dos años en barracones y ya llevan doce.

Santa Quiteria (Almassora). Clases de gimnasia en el campo de fútbol de al lado Centro Santa Quiteria de Almassora./LP
3

Santa Quiteria (Almassora). Clases de gimnasia en el campo de fútbol de al lado

Otro de los colegios de Almassora también está íntegramente en barracones. Han cumplido ya ocho cursos. El principal problema es la falta de espacio. Este año han conseguido un aula de logopedia, lo que facilita también los desdobles, aunque los alumnos más mayores usan el campo de fútbol situado junto a las instalaciones para las clases de gimnasia, además de una sala de almacenaje para guardar el material. El mapa escolar decía que el nuevo centro empezaría a levantarse el año pasado, pero no está ni licitado.

Ceip 103 (Valencia). Sin aulas complementarias en un colegio ya histórico Vista general del 103, el único colegio de Valencia íntegramente en aulas prefabricadas./Damián Torres
4

Ceip 103 (Valencia). Sin aulas complementarias en un colegio ya histórico

El único centro íntegramente en barracones de la capital empieza a ver la luz al final del túnel, aunque desde el Ampa reconocen cierto temor a que haya algún problema con las obras, como con el Regina Violant. Al fin y al cabo son muchos años de decepciones aunque la licitación de la nueva escuela apure sus últimos plazos. El gran problema, tras solucionarse las filtraciones de agua con la instalación de una doble cubierta y las zonas de sombra del patio, es el espacio. Han conseguido habilitar una pequeña biblioteca y un aula de música y se utiliza la sala polivalente a modo de gimnasio. No tienen en cambio aula propia de informática ni salón de actos. Las obras llevan años anunciándose.

Ceip La Xara (Dénia). «Si hace calor los niños se asan en los barracones» Una de las aulas del centro tras una inundación producida en 2005./LP
5

Ceip La Xara (Dénia). «Si hace calor los niños se asan en los barracones»

Es el último ejemplo utilizado en esta radiografía de colegios íntegramente en barracones. Como los anteriores, ha sido más conocido por sus desalojos en días de lluvia que por sus buenos datos académicos y prácticas innovadoras. «Cuando vemos otro cole mis hijos dicen, 'ala, qué grande'», señala una portavoz del Ampa. «Cuando hace calor se asan, cuando hace frío pasan frío y cuando llueve se mojan», añade. Por suerte desde este curso disponen de una doble cubierta para evitar «chorros de agua» y el Ayuntamiento está muy cerca de cerrar con la Sareb la permuta de solares que permitirá iniciar la tramitación de las obras del nuevo centro.

Francesc Carròs (Font d'en Carròs). Los alumnos no acuden por la falta de seguridad Puntales en una de las aulas del colegio que han quedado inutilizadas por una grieta en una viga./LP
6

Francesc Carròs (Font d'en Carròs). Los alumnos no acuden por la falta de seguridad

En los últimos días se ha convertido en un caso mediático pese a que el Ampa lleva «más de 25 años peleando», pues el centro data de 1961 y no se han hecho reformas de calado, más allá del refuerzo estructural del sótano de hace años. Hay un aula apuntalada tras aparecer una grieta en una viga y varias clases anexas clausuradas. El Ayuntamiento ha dispuesto varios locales para acoger a los alumnos durante los próximos meses, a la espera de que se autorice el cambio, porque los padres se niegan a llevar a los niños por la falta de seguridad y porque con las aulas y zonas comunes cerradas no hay espacio para todos.

Severí Torres (V. de Castellón). Un colegio separado durante años por una carreteraCalle que separa las dos sedes y obliga a cruces diarios para ir al comedor./Francisco García
7

Severí Torres (V. de Castellón). Un colegio separado durante años por una carretera

El edificio grande tiene 64 años, y se notan en la fachada. El pequeño acumula 40. La rutina escolar en este colegio de Villanueva de Castellón está marcada por la ronda que separa ambas sedes. En la pequeña tienen las aulas de Infantil y 1º y 2º de Primaria, y en la grande el resto de cursos, además del comedor. Cada día los pequeños deben cruzar -convenientemente acompañados-, y lo mismo pasa cuando toca clase de Informática. En días de lluvia los niños no se mueven y comen en sus aulas. La comunidad educativa confía en que se desbloqueen las obras del 'Nou Severí', paradas por un conflicto parecido al del Regina Violant.

Virgen del Milagro (Rafelbunyol). Masificación en el Ceip con más alumnos de la región Vista del colegio Virgen del Milagro/Google StreetView
8

Virgen del Milagro (Rafelbunyol). Masificación en el Ceip con más alumnos de la región

Es el colegio público de Infantil y Primaria más grande de toda la Comunitat. Tiene cinco líneas y más de 950 alumnos. Desde el Ampa explican que en los últimos años se han hecho malabares para ganar espacios, partiendo clases con separaciones físicas, y aún faltan aulas complementarias como la de informática, mientras que en el comedor no se permiten comensales parciales (los que se quedan días sueltos) porque no da más de sí. También han tenido que renunciar a las actividades extraescolares a mediodía al no disponer de aulas libres, y ante la cantidad de alumnos (es el único colegio del municipio) en las entradas y salidas es necesario cortar la calle por la aglomeración de personas. La solución está en fase de construcción: el nuevo cole de Rafelbunyol.

Ceip Cervantes (La Pobla de Farnals). 35 alumnos comen en un bar por falta de espacio Alumnos se dirigen al restaurante por la falta de espacio en el centro./Jesús Signes
9

Ceip Cervantes (La Pobla de Farnals). 35 alumnos comen en un bar por falta de espacio

La única limitación del centro, que no es poca, es el espacio del comedor, que no se ha ampliado en décadas. La demanda suele rondar el medio millar de niños pero hay unas 370 plazas. Las quejas se iniciaron en 2009 y el año pasado el Ampa empezó a recoger firmas para exigir más puestos. Este curso, con la mediación del Ayuntamiento, 35 niños comen en un bar de la misma calle con precio cerrado (cinco euros) y salen y entran acompañados de monitores -que sufraga el Consistorio- y de las profesionales del negocio. A medio plazo la conselleria se ha comprometido a ampliar las instalaciones, aunque todavía quedará demanda sin cubrir.

IES Patacona (Alboraya). Clases en almacenes y zonas comunes Una protesta a las puertas del centro por la falta de soluciones./LP
10

IES Patacona (Alboraya). Clases en almacenes y zonas comunes

La mala planificación también afecta a este IES, que con la Logse pasó a acoger estudios de ESO y Bachillerato que se añadieron a los de FP. Pensado para 350 alumnos, suma más de 670. Desde el Ampa alertan de que la masificación hace que se tengan que dar clases en zonas comunes y almacenes habilitados como aulas, así como en el antiguo salón de actos. Llevan años esperando un aulario que mitigue el problema.

Fotos

Vídeos