Ciudadanos exige la revisión de plazas a las que aspiran sólo dos asesores de Fuset

El concejal Pere Fuset, en una comparecencia. / manuel molines
El concejal Pere Fuset, en una comparecencia. / manuel molines

Camarasa asegura que se constata la «confección de un traje a medida» para adjudicar las dos jefaturas de sección de Cultura Festiva

P. M.

valencia. El concejal de Ciudadanos Manuel Camarasa pidió ayer la revisión de las bases del concurso de méritos para la selección de dos jefes de sección en la concejalía de Cultura Festiva, después de que acabara el plazo de presentación de aspirantes sólo con dos candidaturas, ambas de asesores del delegado Pere Fuset, y que precisamente han realizado ese trabajo en comisión de servicios desde 2015.

«Es lamentable la manera de proceder», dijo el edil, para recordar que el pasado día 2 ya advirtió de la «confección de trajes a medida» para dos jefaturas de sección de Cultura Festiva. Camarasa afirmó que en el Consistorio «hay funcionarios cualificados para ocupar puestos técnicos de responsabilidad», por lo que instó al tripartito a dejar de usar de manera reiterada la fórmula de la comisión de servicios.

Como publicó LAS PROVINCIAS, el alcalde Joan Ribó firmó el martes la resolución donde se aprueban los nombres de los aspirantes a dos jefaturas de sección de la concejalía de Cultura Festiva, la de Patrimonio Festivo y la de Museos. Los dos aspirantes son actuales asesores del delegado Pere Fuset, Gil Manuel Hernández y Josep Lluis Marín.

Camarasa comentó que el pasado julio «ya dije en la comisión de Gobierno Interior al edil de Personal, Sergi Campillo, que me parecía un sistema injusto, tanto por los requisitos como por el hecho de que sea por un concurso de méritos y abierto a otras administraciones».

El edil de Ciudadanos es funcionario municipal y llegó de otra Administración pública. «Me responden con eso pero hay una gran diferencia con estos dos casos y es que yo tuve que pasar una oposición, nada de un concurso de méritos donde por ejemplo la entrevista vale hasta 17,5 puntos sin que quede ninguna constancia de la prueba». La puntuación máxima son 100 puntos, aunque Camarasa se mostró extrañado de que «se pida como requisito una titulación en valenciano, disponiendo el Consistorio de un excelente servicio de traducción». Uno de los aspirantes a la jefatura de sección, Marín, es lingüista. El edil de Ciudadanos dijo que «es el colmo que el tripartito haga bases de concurso a medida para favorecer a sus jefes de sección».

El edil se mostró favorable a que los jefes de servicio sean cargos de confianza y su sistema de elección sea distinta. «Otra cosa bien distinta son los jefes de sección, son técnicos y por eso lo normal es que haya un proceso de oposición, nada de concurso de méritos».

A su juicio, la demostración palpable de que el proceso debe ser revisado es que «no se ha presentado nadie más, ni del Ayuntamiento ni de otras Administraciones, eso no es normal». La resolución de Ribó dando validez a los dos aspirantes fue desvelada el miércoles por el concejal del grupo popular Félix Crespo, quien dijo que el primer edil «firma y confirma, en agosto, el último trámite de la colocación directa del personal de confianza en Cultura Festiva, la crónica anunciada por este grupo municipal».

Entre el baremo del concurso de méritos, la antigüedad supondrá 30 puntos, mientras que el tiempo en la categoría del puesto convocado alcanza los 15 puntos como máximo. Hay que recordar que estos puestos son de nueva creación desde 2015. La redacción de una memoria valdrá hasta 17,5 puntos, lo mismo que la entrevista. Camarasa finalizó diciendo que el gobierno municipal «en su conjunto y no sólo Fuset» es el responsable de lo que está pasando en este concurso.

Fotos

Vídeos