La Ciudad de la Justicia, sin mejoras de seguridad cinco meses después del incendio

El decano de los jueces critica que la detección de las llamas «fue tardía», mientras la conselleria dice tener ya un plan de evacuación y ultima una central de incendios

ARTURO CHECA VALENCIA.

Casi medio año después del incendio que obligó a cerrar la Ciudad de la Justicia, desplazó cerca de una decena de juzgados civiles que siguen en el 'exilio' y dañó algo más de 2.500 expedientes, los rescoldos del siniestro aún están 'calientes'. Que las llamas, y sobre todo sus causas y consecuencias, permanecen muy presentes lo constató ayer el decano de los jueces de Valencia. «La detección del incendio fue tardía. Tendría que haberse hecho con más agilidad, y al no hacerlo los daños fueron mayores», subrayó Pedro Viguer.

Este no fue el único 'recado' lanzado a la Conselleria de Justicia por el máximo representante de la judicatura de la ciudad de Valencia. Tras cinco meses del siniestro, Viguer no puso sobre la mesa ningún sistema de vigilancia extra añadido al edificio. «Justicia no me ha comunicado noticia alguna de las nuevas medidas de seguridad ni del sistema de alarmas». El decano, matizó: «No quiero ser excesivamente crítico, y no dudo que la conselleria está trabajando en ello y que, cuando haya novedad, me lo comunicarán».

Días después del incendio de septiembre, la consellera Gabriela Bravo anunció que una empresa independiente haría una auditoría completa de la seguridad en la Ciudad de la Justicia, incluido un informe sobre el funcionamiento que tuvieron las alarmas el domingo en que se produjeron las llamas, tras asegurar la firma encargada de la vigilancia que todo había funcionado con normalidad. Pero, por ahora, las novedades brillan por su ausencia.

Justicia tiene pendiente también un nuevo contrato para la revisión de los arcos de seguridad

La denuncia de Viguer se suma a la lanzada ya hace unos meses desde los sindicatos. Más inversión en medidas de prevención, planes de evacuación, comprobación periódica de los sistemas de seguridad y simulacros de evacuación fueron algunas de las peticiones planteadas por el sindicato CSI-F a la Conselleria de Justicia «para evitar la repetición de incendios» como el de la sede judicial de la capital.

'Exilio' hasta junio

Desde el sindicato aseguran desconocer cuándo se hizo el último simulacro en la Ciudad de la Justicia y el resto de mejoras en la seguridad. «La información está brillando por su ausencia», lamentó en diciembre Bruno Antuña, delegado de Justicia de CSI-F.

Sobre los ocho juzgados de lo civil desplazados a otros puntos de la Ciudad de la Justicia por los daños en dos de los pisos, Viguer señaló junio como la fecha en que podrán regresar la totalidad de los órganos, sumando otros dos meses a la inicialmente calculada de abril. El decano sí ensalzó el «esfuerzo» del Ministerio de Justicia y de la Conselleria por dotar de jueces de refuerzo a los juzgados de lo civil, principal epicentro de los 2.500 juicios suspendidos, con los que se están poniendo ahora al día.

Desde la Conselleria subrayaron ayer que la Ciudad de la Justicia «es una de sus prioridades» dentro de las infraestructuras judiciales de la Comunitat y pusieron sobre la mesa el trabajo que están llevando a cabo para mejorar su seguridad. Una labor avanzada pero no ultimada, a tenor de los datos que transmiten desde Justicia. Así, desde el departamento de Gabriela Bravo aseguraron que el miércoles se llevó ya a la Agencia de Seguridad y Emergencias (que recoge todos los planes de edificios oficiales) el plan de evacuación de la Ciudad de la Justicia. El inmueble poseía hasta ahora este plan, pero no estaba registrado. En marzo habrá reuniones de la conselleria con el decano y otros responsables de la sede para concretar el protocolo de emergencia.

Justicia también explicó ayer a LAS PROVINCIAS que el mes que viene esperan tener finalizada la nueva central de incendios. Esta alertará al guardia civil encargado de la vigilancia mediante luces en un monitor con el plano del edificio, mientras que hasta ahora sólo emitía un código que el agente debía comprobar luego para ver de qué se trataba.

Desde la conselleria también se puso sobre la mesa que se está ultimando la firma del contrato para la revisión de los arcos de seguridad, otra crítica habitual de los sindicatos. A día de hoy, cinco meses después del incendio, todas las medidas siguen por culminar.

Más

Fotos

Vídeos