Uno de cada cinco residentes británicos deja la Comunitat Valenciana tras el 'Brexit'

Sandra y Alan, un matrimonio británico, leen la prensa en junio del año pasado en el Arenal (Xàbia).
Sandra y Alan, un matrimonio británico, leen la prensa en junio del año pasado en el Arenal (Xàbia). / Jesús Signes

La marcha de nativos del Reino Unido se nota sobre todo en Alicante y el censo se reduce en 22.000 ciudadanos en dos años

Arturo Checa
ARTURO CHECAValencia

«Yo quiero volverme a Lancashire. Si el 'Brexit' triunfa, regresamos. Ahora nos atiende aquí el médico porque Inglaterra paga a España por esa atención, pero si salimos de Europa, el que no tenga seguro privado...» La incertidumbre la lanzaban el 19 de junio de 2016 en un reportaje en LAS PROVINCIAS Sandra y Alan. Ella quería seguir en la Unión Europea, su marido salirse. Hablaban desde la playa del Arenal de Xàbia, uno de los bastiones de la colonia británica en la Comunitat. Unos días después el 'Brexit' caía como una losa. Y el éxodo de británicos desde la región se consumaba.

Las cifras del Instituto Nacional de Estadística (INE) atestiguan lo que los expertos se temían: la notable pérdida sufrida por la colonia británica en la Comunitat. En enero de 2015, el número de residentes del Reino Unido en la región era de 96.115. En enero de 2016, un año después y meses antes del terremoto del referéndum para dejar la Unión Europea, la tendencia persistía. En aquella fecha, la cifra de británicos establecidos en suelo valenciano bajaba ya a 82.028. El plebiscito y su explosivo resultado hacían que la fuga de británicos fuese a más un año después. En enero de 2017, la colonia del Reino Unido en la Comunidad se ha visto reducida a 73.304. O lo que es lo mismo, en dos años ha retrocedido la presencia de 'guiris' en casi 23.000 ciudadanos, un dato que equivale a decir que uno de cada cinco residentes británicos en la región se ha marchado, con el seísmo del 'Brexit' de por medio.

El éxodo ha sido especialmente notable en Alicante. Lógico cuando en la provincia existían cifras como los 5.000 británicos de Xàbia (desde donde hablaban Sandra y Alan) o los 13.000 que sumaban entre Benidorm y Orihuela. Por algo Alicante concentra la 'fuga' de 21.956 residentes británicos, la práctica totalidad de los oriundos del Reino Unido que han regresado a su país de origen. En la provincia alicantina, uno de cada cuatro británicos han hecho la maleta para no volver. El descenso es mucho menos acusado en Valencia o Castellón.

El éxodo de británicos, especialmente notable en la Comunitat, es parejo al que se registra en toda España. Las cifras del INE entre enero de 2015 y el mismo mes de 2016 indican como el número de residentes del Reino Unido pasó de 283.243 a 253.928. Ya en ese primer año, la mitad de los 29.000 'guiris' que dejaron nuestro país lo hicieron saliendo de sus hogares en la Comunitat.

El miedo a quedarse sin cobertura sanitaria parece subyacer en la marcha de muchos británicos

La bajada del censo de extranjeros en la región es, no obstante, una tónica que viene de lejos, enmarcada no sólo en el 'Brexit', sino también en la poco a poco remontada crisis económica. Si en enero de 2012 había empadronados 755.000 extranjeros en la Comunitat, la cifra había caído hasta los 642.900 el año pasado. Es decir, en un lustro la región ha perdido más de cien mil residentes extranjeros, a razón de unos 20.000 cada año. De hecho, la caída de ciudadanos británicos residentes en la Comunitat, acentuada con el 'Brexit', es algo que viene de lejos, pues en 2012 eran 145.600 los naturales del Reino Unido que tenían su hogar en la región, según el Instituto Nacional de Estadística.

El descenso de extranjeros en estos años en tierras valencianas ha sido generalizado en todos los grupos de población originarios de países europeos, como se puede ver en el caso de los alemanes. Si en 2012 aparecían registrados 42.691 residentes, un lustro después (en 2016) la cifra había descendido a la mitad: 21.200 residentes germánicos. Lo mismo sucede con la comunidad noruega, una de las más numerosas del mundo, que ha pasado de más de 10.000 habitantes a cerca de 7.000, casi un tercio menos en la Comunitat.

El miedo a quedarse sin cobertura sanitaria en nuestro país (como subrayaba el matrimonio británico al comienzo del artículo) parece estar detrás de buena parte de las decisiones de los británicos de marcharse. «La preocupación de todo el mundo es la Sanidad, y aunque estábamos muy asustados al principio, ahora tenemos esperanzas en que haya un buen acuerdo», subrayó hace un tiempo la concejal en Calpe Carole Elizabeth Saunders. Ahora la colonia británica tiene «muchísima confianza en el Gobierno de España» para cerrar un acuerdo entre los dos países comunitarios, apuntó la edil, como ya ocurre con otras naciones como Suiza o Noruega.

Jaque a las exportaciones y a la venta de viviendas

Las ventas de las empresas valencianas en el Reino Unido tras el 'Brexit' y la compraventa de inmuebles en la Comunitat por británicos han sido dos de los sectores con mayor inquietud en los últimos meses. Las exportaciones de las firmas de la Comunitat cayeron un 2,2% en los últimos seis meses de 2016, aunque en el primer trimestre de 2017 crecieron un 6,4%. El mercado inmobiliario sí sufre un vuelco: las compras de casas por británicos han retrocedido un 22% mientras los alquileres han remontado un 17%.

Fotos

Vídeos