Cinco millones para recuperar pisos públicos destartalados

Juan Antonio Marrahí
JUAN ANTONIO MARRAHÍValencia

La Generalitat gestiona en la actualidad 13.231 viviendas del parque público en toda la Comunitat. De ellas, la inmensa mayoría, 12.513, están habitadas. Según expone el departamento autonómico, «algunas están alquiladas y otras en régimen de compra-venta». También las hay «en proceso de legalización» bien ocupadas ilegalmente en fase de recuperación.

La Generalitat contabiliza actualmente unas 700 viviendas ocupadas sin título. Uno de los casos más sangrantes, denunciado en su día por LAS PROVINCIAS, es el de un edificio situado en el barrio de Velluters, junto al Conservatorio de Música. Los okupas rompieron cerraduras, destrozaron puertas y lo que debería ser una finca de viviendas sociales acabó convertido en un foco de prostitución y droga. Además, y así lo denunciaron los vecinos, de noche funcionaba a modo de pensión clandestina en la que un grupo mafioso cobraba a personas sin techo por pernoctar en sus estancias.

Desde el inicio de la legislatura, la Conselleria de Vivienda ha reparado 418 pisos que estaban destartalados por diferentes motivos. Estos trabajos para devolverles la habitabilidad han requerido una inversión de casi 5 millones de euros.

En estos momentos hay obras en marcha para poner en condiciones otras 61 viviendas más. Tras las críticas del Síndic, el Consell carga contra el anterior gobierno popular. «En toda su legislatura sólo se repararon 271 viviendas sociales y ahora las prioridades han cambiado. Se ha triplicado el número de pisos rehabilitados cada año para ponerlos a disposición de la gente que más los necesita».

Fotos

Vídeos