Centros que han recuperado el concierto piden al juez que aclare la cuantía del aval

La Purísima muestra su intención a depositar la fianza, Domus sigue estudiando la decisión judicial y La Salle todavía no ha recibido el auto

D. GUINDO VALENCIA.

Los autos del Tribunal Superior de Justicia (TSJ) con los que suspende cautelarmente la eliminación de conciertos educativos en, por el momento, cuatro centros valencianos ha despertado muchas dudas tanto en los colegios como en las familias. De hecho, al menos el colegio La Purísima ha presentado un requerimiento ante el tribunal para que aclare la cuantía del aval que tienen que depositar para que la medida cautelar se aplique y puedan seguir contando con el concierto de aulas con la Administración autonómica.

Al respecto, la conselleria apuntó que, al menos los dos primeros centros sobre los que el TSJ decidió la suspensión de la supresión de conciertos, La Purísima y Domus, deberían poner el aval alrededor de 1,1 millones de euros, cifra que el portavoz de La Purísima, Javier Sebastián, cree que es desproporcionada y que Educación la ha hecho pública con la intención de «disuadir» a los centros de presentarla y así quedaría sin efecto la suspensión cautelar. Este centro también organizó ayer una reunión con los padres para informarles de la situación y tratar de tranquilizarles. «Nuestra intención es abonar esta fianza y estamos buscando fórmulas para hacerlo, porque estamos convencidos de que el tribunal fallará a nuestro favor».

Por su parte, Francisco Tos, director de Domus, apuntó que se están estudiando las distintas posibilidades y todavía no se ha adoptado una decisión, ya que «el aval es una cifra importante». Este centro todavía baraja presentar la citada fianza o renunciar a ello.

Su homólogo de La Salle, Marc Segura, indicó que todavía no le había llegado el auto del TSJ, por lo que «primero tenemos que conocer la cuantía y, después, valorar la estrategia a seguir y las posibilidades que existen».

El último de los cuatro centros con medidas cautelares es el colegio Saint Patrick School de Bétera, el primero en recuperar unidades de infantil.

Fotos

Vídeos