Los centros de acogida, en jaque por la avalancha de menores extranjeros

Personal de Cruz Roja atiende en Torrevieja a dos menores llegados en una patera el pasado verano. /LP
Personal de Cruz Roja atiende en Torrevieja a dos menores llegados en una patera el pasado verano. / LP

La llegada de niños en desamparo se duplica en un año en la Comunitat y Save the Children pide más plazas y medios al Consell

Arturo Checa
ARTURO CHECAValencia

«Cada vez llegan más menores extranjeros no acompañados y es un fenómeno que no va a parar. Va a más y seguirá yendo por mucho que se quiera parar en las fronteras. La desesperación de esta gente por huir de la muerte o de la pobreza más extrema en sus países les hace capaz de cualquier cosa. No podemos mirar para otro lado y hay que actuar ya». Andrés Conde sabe lo que es llevar una década peleando por los derechos de los más niños, «el eslabón más débil hoy en la sociedad española». Primero en Unicef y desde hace unos cuatro años en Save the Children, hoy es director general de la ong en España. Su diagnóstico es rotundo: «El sistema de acogida de estos niños no está preparado en la Comunitat para recibir a tal cantidad de menores».

Las cifras de la organización independiente líder a nivel mundial en el trabajo por la infancia hablan de que la llegada de menores extranjeros no acompañados se ha duplicado en el último año a la Comunitat Valenciana. Habrían pasado de alrededor de 50 a más de un centenar, según datos no oficiales que conoce Save the Children. «La saturación de los centros de menores hace necesario potenciar el acogimiento familiar, que además de ser enormemente más beneficioso para el niño, es más barato. Pero sobre todo, hay que hacerse una pregunta, ¿qué futuro le espera en un centro de este tipo a un niño de 12 años», refrenda Rodrigo Hernández, responsable de la sede de Save the Children en la Comunitat durante una entrevista de ambos responsables de la ong con LAS PROVINCIAS tras participar en una conferencia en el Club de Encuentro Manuel Broseta.

«Urge ya un pacto de Estado contra la violencia infantil»

«Se viven tiempos de esperanza para conseguir erradicar la violencia contra la infancia. Urge un pacto de Estado». El encuentro de Andrés Conde con la vicepresidenta Oltra ayer en Valencia tuvo como objetivo pedir del Consell un presupuesto constante para combatir la pobreza infantil, pero contó con un afán si cabe más ambicioso: lograr el compromiso de la representante de la Generalitat de que exhortará al Gobierno central para que saque adelante la ley orgánica para erradicar la violencia en la infancia. «El Congreso, con el apoyo de todos los grupos, aprobó en septiembre esta proposición no de ley al Ejecutivo, «pero ahora parece haberse quedado olvidada. Ayer mismo (por el lunes) interpelé a la ministra de Sanidad en un encuentro y me aseguró que se sacará adelante», señaló, con reservas, Andrés Conde.

El responsable de Save the Children recuerda cómo el Pacto de Toledo «logró consagrar la protección de los mayores de 65 años, y algo así hay que lograr con los menores». Conde aboga por una concienciación similar a la que ya existe contra los malos tratos.

La Fiscalía General del Estado ya había alertado del «muy preocupante» aumento de la llegada de menores extranjeros en situación de desamparo. Y la Fiscalía de Valencia ya dio un más que tirón de orejas a la Conselleria de Igualdad y Políticas Inclusivas por el mal estado del centro de menores de Buñol, con adolescentes durmiendo en colchones en el suelo y saturación del máximo de 40 plazas, uno de los establecimientos públicos a los que llegan estos menores extranjeros no acompañados. La estadística crece con la acuciante presión de la inmigración irregular, este año con un récord en las costas valencianas, a las que han llegado medio centenar de pateras. «Y rara es la embarcación en la que no viaja al menos un menor», lamenta Andrés Conde.

El dinero «cambia vidas»

El director general de Save the Children España subraya los «gestos nunca vistos de este Consell a la hora de proteger la infancia en la Comunitat», con iniciativas como la ley valenciana de Infancia y Adolescencia, cuyo proyecto ya está aprobado, pero pone sobre la mesa lo más importante, «la necesidad de que haya un presupuesto sostenido para que eso se materialice y no se quede en papel mojado».

Esta es una de las peticiones que ayer realizó Conde durante un encuentro que mantuvo con la vicepresidenta y consellera de Igualdad y Políticas Inclusivas, Mónica Oltra. «Lo que realmente cambia vidas es el presupuesto», enfatiza el responsable de la ong. Desde Save the Children recuerdan que el problema de la avalancha de menores extranjeros afecta a toda España, no sólo la Comunitat, y es un problema «sistémico», consecuencia de tratar a los menores «como ganado, cuando no deben vivir en centros».

Concentración en Llíria contra la nueva residencia

Asociaciones civiles de la comarca del Camp del Túria han convocado para mañana una concentración en Llíria contra el futuro centro de menores que se instalará en la localidad ante la saturación que sufre el cuestionado centro de Buñol. Los organizadores de la convocatoria aseguran que Mónica Oltra, vicepresidenta de la Generalitat, ha incumplido su promesa de abrir un centro de día y una residencia para discapacitados y ha priorizado la apertura de las instalaciones para albergar a los menores.

Desde el año 2003 se lleva demandado la apertura de estos dos inmuebles, pero su puesta en marcha se ha demorado hasta la fecha. Desde el grupo popular de la Diputación de Valencia ya se reclamó el pasado mes de agosto que los más de 900.000 euros consignados para la adecuación de l antiguo reformatorio como centro de menores se dedicasen a la construcción de las dos residencias.

Fotos

Vídeos