Una carrera de coches de lujo se salda con 18 multas en la Comunitat

El control realizado por la Guardia Civil de Tráfico en el peaje de Silla. / guardia civil
El control realizado por la Guardia Civil de Tráfico en el peaje de Silla. / guardia civil

El Sector de Tráfico de la Guardia Civil denunció a cinco conductores que dieron positivo en el test de drogas y a otros nueve por exceso de velocidad

JAVIER MARTÍNEZ VALENCIA.

Drogas, alcohol, exceso de velocidad, coches de lujo y conducción temeraria. La carrera internacional 'Lion's Run Summer Edition 2018', que se inició en París el 6 de junio y finalizó seis días después en Ibiza, se saldó con 18 conductores multados, cinco de ellos por dar positivo en el test salival de drogas, tras el dispositivo de seguridad que montó el Sector de Tráfico de la Guardia Civil de la Comunitat Valenciana.

Otras nueve personas que participaron en el evento automovilístico fueron denunciadas por exceso de velocidad, otras dos cometieron infracciones al Reglamento General de Circulación y un conductor dio positivo en el control de alcoholemia que le realizaron.

También multaron a otro participante extranjero por posesión de marihuana para consumo propio en aplicación de la Ley Orgánica de 2015 de Protección de la Seguridad Ciudadana. Una de las infracciones que detectaron y sancionaron los agentes de la Guardia Civil de Tráfico se tipificó como conducción temeraria «al sacar el conductor la mitad de su cuerpo del vehículo para grabar el control policial», según informaron ayer fuentes de la Oficina Periférica de Comunicación (OPC) de la Guardia Civil de Valencia.

La carrera de automóviles de lujo se celebra anualmente con una duración aproximada de ocho días, aunque se trata de un evento no competitivo y todos los participantes deben cumplir los normas de tráfico de los países por donde discurre. Sin embargo, la experiencia de otros años ha demostrado que algunos de estos conductores extranjeros «se dejan llevar por un afán de protagonismo y cometen diferentes infracciones, especialmente por exceso de velocidad», según señalaron las mismas fuentes.

Los organizadores de la carrera aseguran que el objetivo principal de este encuentro de adinerados y amantes del motor es disfrutar de los vehículos de gama alta. Algunos de ellos pisaron a fondo el acelerador con sus Ferrari, Rolls-Royce, Lamborghini, Aston Martin, Porsche, Bugatti, Audi y Mercedes, entre otras prestigiosas marcas, pero colaboraron con los agentes de la Guardia Civil de Tráfico que les multaron.

Pagaban con tarjeta

Los infractores pagaron con tarjetas de crédito en la mayoría de los casos y continuaron la marcha hasta el puerto de Gandia, donde embarcaron en un ferri con rumbo a Ibiza, el final de la última etapa del evento automovilístico. Una treintena de guardias civiles y el helicóptero de la Dirección General de Tráfico (DGT) participaron en el operativo para prevenir situaciones de riesgo en las carreteras de la Comunitat Valenciana.

Los agentes utilizaron varios radares, uno de ellos desde el helicóptero 'Pegasus', para montar hasta tres controles de velocidad en el itinerario de la carrera en las provincias de Castellón y Valencia. Uno de los participantes fue multado hasta en tres ocasiones en España. El mayor control se realizó el pasado martes en el peaje de Silla, donde la Guardia Civil de Tráfico paró 29 coches de lujo para revisar la documentación de los vehículos y los carnés de los conductores, la mayoría de ellos de nacionalidad alemana.

Los guardias civiles también realizaron controles de alcoholemia y test de detección de sustancias estupefacientes a los participantes de la 'Lion's Run Summer' y a otros conductores que circulaban por la AP-7 en sentido hacia Alicante. Un día antes, el lunes, el Sector de Tráfico de la Guardia Civil en Aragón realizó otro operativo en la A-23 para garantizar también la seguridad vial en la autovía cuando circularan los automóviles de lujo. La carrera discurrió sin incidentes notables en las provincias de Zaragoza y Teruel, pero los agentes denunciaron a los conductores de nueve vehículos por exceso de velocidad. Uno de ellos superó los 200 Kilómetros por hora cuando fue fotografiado por el radar.

En 2014, un dispositivo similar de la Guardia Civil para controlar a los participantes de la 'Gumball 3000', otra carrera de coches de lujo, se saldó con cerca de 90 multas por exceso de velocidad, adelantamientos indebidos y por llevar piezas no homologadas, entre otros motivos. Este evento fue creado en 1999 por el expiloto y diseñador Miximillion Cooper, y desde entonces han participado famosos como el músico David Guetta y los actores Adrien Brody, Idris Elba y David Hasselhoff.

Fotos

Vídeos