Carmen Montón: «Era un compromiso electoral que si lo dejamos en un cajón defraudaríamos»

Carmen Montón, consellera de Sanidad, durante la en. / j. signes
Carmen Montón, consellera de Sanidad, durante la en. / j. signes

Carmen Montón, Consellera de Sanidad Universal y Salud Pública analiza el cambio de modelo y asegura que «con el mismo dinero vamos a poder hacer más»

Laura Garcés
LAURA GARCÉSValencia

El Hospital de Alzira, centro sanitario público de gestión privada desde 1999, cambiará su gestión el domingo. Desde ese día la concesionaria, Ribera Salud, dejará la gestión, que asumirá la Conselleria de Sanidad. La titular del departamento, Carmen Montón, explica las circunstancias de un proceso de meses y no exento de tensión, así como características de la nueva etapa de la asistencia en la Ribera.

-¿Por qué la reversión?

-Siempre se ha sido muy claro desde los partidos del gobierno, y en concreto en Alzira es la normalidad, es la finalización de un contrato y, por tanto, no se hace uno nuevo de privatización. No sólo lo ha dicho Ximo Puig como presidente de la Generalitat. Fabra también dijo que no iba a renovar el contrato.

Ante los demás hospitales de concesión «la hoja de ruta que se ha planteado es ir finalizando contratos»

-¿Funcionaba bien el Hospital de Alzira, era necesario esto?

-Era necesario cumplir la palabra dada. Los políticos tienen que cumplir la palabra que comprometen en las elecciones y esto era un compromiso electoral, por tanto se hubiera defraudado si se hubiera olvidado en un cajón este compromiso.

-¿En qué se fundamentaba ese compromiso, en qué planteamiento?

-En el planteamiento muy lógico de que entendemos la salud como derecho y algunas cuestiones como que el beneficio empresarial se escapa del sistema público; lógicamente porque la empresa debe tenerlo. Queremos reinvertirlo dentro de la sanidad pública valenciana. Y así es en el primer año tenemos 5,7 millones de inversión. El propósito de fondo es entender la salud como derecho y mejorar la calidad.

-En cuanto a los recursos que presentó Ribera Salud -empresa concesionaria del Hospital de Alzira- ¿queda alguno pendiente, la empresa mantiene que sí?

-Lo que yo sé es que el TSJCV ha desestimado nueve recursos para paralizar las normas de reversión. Esto nos da la tranquilidad de que nueve veces se ha explicado que se está haciendo de forma correcta. El proceso se ha hecho de forma planificada, ordenada y transparente. Además, muy participado y dialogado.

-No ha estado exento de tensión.

-Bueno, es la primera vez que se hace en la Comunitat. Son 18 años después de la privatización. No se debería asumir más que con la normalidad de finalizar un contrato.

-A Ribera Salud le han reprochado que no ha colaborado.

-Los nueve recursos para paralizar las normas de reversión es el síntoma que mejor explica la aseveración.

-¿En qué notarán los usuarios del departamento el cambio?

-Verán mejorada la calidad asistencial. Ya en Pascua en los consultorios de Cullera y Sueca hemos adelantado la contratación para que los que no se abrían o no se reforzaban, se abran o refuercen. Lo notarán en la atención urgente, en esos centros donde el profesional acudía a hacer un aviso al domicilio y quedaba sin profesional el punto de urgencias. Vamos a potenciar la hospitalización a a domicilio. En esto lo van a notar y también en la mejora en la tecnología. Más personal y equipamientos, tecnología más avanzada.

-Se habla de que la lista de espera, que siempre ha tenido buen resultado, puede empeorar.

-Hace más de un mes que tenemos programado el quirófano para los meses sucesivos. El rendimiento de quirófano debe ser óptimo. No tiene por qué repercutir en ninguna demora. Explicaremos con transparencia cuál era la lista real en el departamento cuando podamos tener los datos de primera mano.

-¿En qué lo notarán los trabajadores? ¿Habrá despidos, se van a mantener los incentivos?

-Los trabajadores continuarán en sus puestos de trabajo y por la sucesión de empresas había una subrogación del personal. El viernes aprobamos el decreto y la orden que recoge la retribución que tienen antes de 1 de abril, que se mantendrá ligada a sus contratos y a su convenio. También hacemos un esfuerzo de aumentar la ratio para equipararlo al resto de departamentos y paulatinamente se irán incorporando 303 trabajadores.

-Para esos 303 contratos, ¿cuánto dinero destina el presupuesto?

-Es el capítulo uno, que en el presupuesto de 2018 se ha aumentado muchísimo. Está perfectamente reflejado en ese capítulo que tiene más de ciento cuarenta y tantos millones para Alzira y otros departamentos, pero está ahí contemplado.

-Pero, ¿cuánto cuestan los 303 y los casi dos mil trabajadores que hay que asumir?

-Pues ahora la cifra no se la puedo facilitar, pero lo que sí sé de memoria es ese incremento de más de 143 millones en el capítulo uno, que no sólo abarcará los ocho meses de lo que queda de 2018, también lleva incluido el aumento de personal para ofrecer mejor asistencia.

-La Sindicatura de Comptes hizo un informe del Hospital de Manises y planteaba que el modelo de gestión, como el de Alzira, permitía ahorrar 42 millones al año. ¿Se llegaron a replantear la revisión?

-Lo que nos marca la sindicatura es que hay menor masa salarial, que los trabajadores cobran un veintitantos por ciento menos, pero la Generalitat, del impuesto de los valencianos, paga todos los años la misma tarifa, 190 millones. Es una tarifa constante de 190 millones; el supuesto ahorro no es para el contribuyente, sino dentro de la propia empresa y los sueldos que establece. Hay que puntualizar que la sindicatura condicionaba ese ahorro al resultado de las liquidaciones.

-¿Es menos costosa la gestión directa?

-Yo lo que veo es que con el mismo dinero vamos a poder hacer más.

-¿Habrá más reversiones? ¿Es el objetivo revertir todos los centros sanitarios del modelo Alzira?

-La hoja de ruta que siempre se ha planteado es ir finalizando contratos. No se ha hablado de expropiar, ni de rescates ni otras cuestiones.

-El nombramiento de la nueva gerente llegó al mismo tiempo que cambios en dos direcciones generales. En ello se ha visto la intervención del presidente de la Generalitat en algo que parece restarle poder a usted en la reversión. ¿Se siente cuestionada por Presidencia?

-Siento que se me ha encomendado una tarea muy importante. Para todos los gobiernos la sanidad es muy importante y para este especialmente. Me siento arropada y cumpliendo un propósito colectivo. No es un proyecto individual, sino colectivo del conjunto del Consell y que tengo que recordar que siempre lo ha anunciado el presidente de la Generalitat en primera persona, por tanto me siento respaldada e ilusionada de concluir esta tarea que creo que es muy importante y referencia porque habla de nuestros principios como gobierno, entender la salud como derecho.

-Entre las razones de los 303 los contratos más, habló del déficit de personal, ¿en qué servicios?

-En general. Siempre, aunque parece que el hospital es lo más importante, el 90% de las necesidades se resuelven en primaria y queremos potenciarla, cubrir esos huecos que se dejaban municipios más pequeños donde no había suficiente personal, queremos atender de manera más sólida la atención urgente y la domiciliaria.

-Adelantó que ampliarán los servicios -donde siempre se ha dicho que hay una cartera muy amplia- citó cirugía pediátrica. ¿Qué otros servicios se van a incluir?

-Empezamos por cirugía pediátrica porque ahí había contratos mercantiles de profesionales que iban algunas tardes a operar, pero esto no es un servicio como asistencialmente se entiende. Vamos a crear esos nuevos puestos, que están dentro de los 303, para que realmente haya un servicio con sus jefes, sus adjuntos, su personal de enfermería. Este hospital lo podemos asimilar no tanto a un comarcal, sino a uno como el Doctor Peset y queremos que sea más fuerte y dé más servicio.

Fotos

Vídeos