Cáritas proyecta una residencia de mayores con discapacitados a su cargo

La entidad baraja impulsar una iniciativa similar a la que ya tiene en marcha en Granada y el Consell dice que les ofrecerá asistencia

D. GUINDO VALENCIA.

Cáritas Diocesana de Valencia tiene en mente un ambicioso proyecto. Crear una residencia para ancianos con pocos recursos y que tengan hijos con grandes discapacidades a su cargo, una iniciativa similar a la que ya tiene la entidad en la ciudad de Granada. Sin embargo, según quisieron matizar ayer fuentes de la propia institución, es una idea que se está empezando a barajar, por lo que todavía no hay plazos de ejecución ni ubicación para su puesta en marcha.

Aún así, y para empezar a darle forma, el director de Cáritas Diocesana de Valencia, Ignacio Grande, y la secretaria general de la entidad, Fani Raga, mantuvieron ayer una reunión con la secretaria autonómica de Servicios Sociales y Autonomía Personal, Helena Ferrando, con el objetivo de plantearle la iniciativa y comprobar la respuesta que desde el Gobierno autonómico se daba a un proyecto centrado en crear una residencia donde podrán vivir personas mayores en situación de dependencia junto a los hijos a su cargo con diversidad funcional intelectual, especialmente.

Por su parte, Helena Ferrando se mostró muy interesada en esta iniciativa, que calificó como «necesaria» porque «respondería a una demanda existente en la actualidad», y aseguró que desde la Conselleria de Igualdad y Políticas Inclusivas se ofrecerá colaboración y asistencia a Cáritas para la ejecución del proyecto, tal y como indicaron fuentes del departamento.

Asimismo, la secretaria autonómica destacó la necesidad de «una colaboración y coordinación institucional de los servicios sociales con las entidades del sector para poder crear itinerarios personalizados de los colectivos más vulnerables y más necesitados de atención y recursos especializados», añadieron desde la conselleria.

La residencia de características similares que, en la actualidad, tiene Cáritas en Granada, bautizado como Centro Oasis, «es el único centro de Europa, y puede que del mundo, que acoge a familias completas de personas con discapacidad psíquica que ya tienen a sus padres también dependientes», según reza en la página web de la Archidiócesis de Granada. Sus instalaciones cuentan con 66 plazas y ha celebrado ya su 11 aniversario.

Además, esta residencia es el primer centro de Andalucía acreditado como libre de sujeciones por la Confederación Española de Organizaciones de Mayores y el primero de España de estas características, añade la web.

Fotos

Vídeos